Inicio Nacional Santiago el Mayor y Nuestra Señora de las Cruces, una parroquia que...

Santiago el Mayor y Nuestra Señora de las Cruces, una parroquia que pasa inadvertida

35
0

Así como hay tesoros ocultos, que suelen ser los del corazón, también hay parroquias ocultas en lo que a visibilidad arquitectónica se refiere. Es el caso de la de Santiago el Mayor y Nuestra Señora de las Cruces, según la denominación oficial de la Guía Diocesana. Y digo ocultas porque quien transite por la calle Santa Cruz de Marcenado, a la altura del número 11, en la céntrica zona de Los Bulevares, distrito centro, barrio Universidad y Arapiles, muy cerca de la sede capitalina de la Pontificia Universidad Comillas, tendrá que fijarse mucho que pasa por delante de una parroquia católica. Pero lo oculto de esta parroquia es lo manifiesto de la vida cristiana, porque la actividad de Santiago el Mayor, la denominación más común, es digna de los centros eclesiales con más vida de fe, esperanza y caridad.

Al fin y al cabo, el templo actual de esta parroquia es un local comercial adaptado a las necesidades celebrativas. Un pequeño espacio en el que caben una veintena de personas y que obliga a soluciones creativas, como un espejo frente al altar para que los fieles se puedan situar en el piso superior del presbiterio, de cara al espejo, y seguir así lo que ocurre en el altar. En el piso superior, a modo de anfiteatro, también está instalado un precioso Belén hecho en madera en 1975 por Raimundo Bazó Hernández, con montaje, iluminación y sonido de Ignacio Baquedano y Jaime Denis.

Horarios de misas
Es cierto que, en este momento, la parroquia no tiene solo como lugar de culto la capilla de la calle Santa Cruz de Marcenado. Los domingos hay dos misas, la de 11,00 y la de 13,30 horas, que se celebran en Nuestra Señora de Monserrat, en los PP. Benedictinos de la calle san Bernardo. Y una misa en el local añadido de la calle San Hermenegildo, 32, a las 12,00 horas, que es la sede de Cáritas, de la catequesis y de no pocas de las actividades de esta parroquia. Hasta el cierre por reforma del bello e histórico templo de las religiosas Comendadoras de Santiago, la parroquia utilizaba ese lugar como uno de sus centros de culto. Del templo de las Comendadoras de Santiago habrá que escribir en su momento, una vez que se concluya el proceso de restauración al que está sometido desde hace años.

La clave de esta parroquia peregrina, que cuenta con 5.900 fieles censados, vecina de las parroquias de San Marcos y Nuestra Señora de los Dolores, es también el trabajo de quien fue su histórico párroco, don Eugenio Garcés, más de cincuenta años como párroco. En al actualidad, el párroco es el sacerdote Laerte Jamil Rinaldi Colombo, de origen brasileño y de madera misionera. El nuevo párroco, que lleva unos mes en esta comunidad, está recogiendo lo mejor de la herencia de una parroquia que se caracteriza, entre otros, datos, por la generosidad económica de sus feligreses.

Milagro
Para hacernos una idea del milagro de Santiago el Mayor he aquí de la lista de grupos y actividades que conforman el programa pastoral para el curso 2021-2022, una vez que la pandemia está desaparecido del escenario. Además de las catequesis de comunión y adolescentes, está el grupo de jóvenes, el grupo de Biblia, el de familias jóvenes y el de Vida Ascendente. La parroquia cuenta con una ludoteca de vacaciones, con la atención a niños, durante el período de vacaciones, escolares, cuyos padres trabajan, clases de apoyo escolar y de refuerzo educativo y ahora se está ultimando el campamento de verano. También hay un club de la tercera edad, con las actividades físicas habituales, y un aula de cultura. Es importante para esta comunidad la devoción eucarística, con las exposiciones del Santísimo de los martes y jueves de 11,30 a 12,00 y la Adoración Nocturna de los últimos viernes de mes a las 21,00 horas. También se cuida especialmente la atención a los enfermos.

Cáritas es uno de los pilares de la parroquia. En estas fechas atiende a 31 familias. El reparto de alimentos se realiza el último martes de cada mes y se nutren de las donaciones del Banco de Alimentos y de ayudas puntuales de los fieles para completar la cesta que se entrega. La generosidad de los fieles sigue manteniendo abierta esta parroquia que pasa demasiado inadvertida.