Inicio Nacional San Joaquín, la fecunda presencia de los Guanelianos en San Blas

San Joaquín, la fecunda presencia de los Guanelianos en San Blas

46
0

En el barrio San Blas, en el Gran San Blas de Madrid, está la parroquia de San Joaquín, calle de Amposta, 24, una geografía de servicio encomendada a los Padres Guanelianos, a la Congregación de los Siervos de la Caridad. En los libros parroquiales de bautismo, el primero anotado lleva la fecha de 3 de marzo de 1963. El templo actual fue inaugurado en 1983 por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón. Veinte años de una vida activa de lucha por la justicia y por la dignidad de las personas en el barrio. La lucha contra la droga fue dura en esos tiempos. Esto es lo que motivó, entre otras razones, la presencia de los padres Guanelianos en el barrio.

Los religiosos Siervos de la Caridad llegaron a finales de los ochenta para montar el Centro de día socioeducativo Don Guanella. Hoy están al cargo de la parroquia, dentro de la unidad pastoral de San Blas. Forman la comunidad tres religiosos, el párroco, P. Fernando Torres, acompañado por los padres Edal y Jean Pierre. Para hablar del carisma de los Guanelianos hay que hacer referencia al fundador Luis Guanella, que murió en Como (Italia) en 1915. «O es santo o está loco«, decían de este sacerdote secular que trabajó, en una época de reforma de la Iglesia bajo el pontificado de San Pío X, con los pobres, niños y jóvenes, ancianos abandonados, marginados, personas con discapacidad. Fundó escuelas, talleres y colonias agrícolas.

Los Guanelianos, que en España tienen casas en Palencia y en Galicia, siguiendo la estela del Camino de Santiago, pretenden hacer vida el carisma de su fundador, ‘un cura samaritano’: «Llevad en el corazón a los más pobres de cuerpo y de mente». El primer lugar al que llegaron en España fue Palencia. Allí, el año 1975 compran a las Hermanas Marías Nazarenas un terreno a las afueras de Palencia, en la zona de Los Tres Pasos. E inician la construcción de lo que, en la actualidad, es el Centro Ocupacional Villa San José. Corría el mes de septiembre del año 1975 cuando los Guanelianos pudieron preparar su proyecto dirigido a las personas con discapacidad intelectual en Palencia y su provincia. No será hasta noviembre de 1976 cuando el P. Mario Bellarini acogió al primer grupo de personas con «altas necesidades de apoyo».

Hoy en el gran San Blas, la parroquia se caracteriza por tres actividades:
Cáritas
, la acogida a familias inmigrantes y el trabajo del Centro Juvenil, que es un foco de actividades en al zona. Cáritas, en comunión con el resto de las parroquias de la Unidad Pastoral, Virgen del Mar, San Blas y la Candelaria, atiende a las personas con necesidades, mayormente a familias inmigrantes de la zona, con problemas de vivienda, alimentos básicos y acompañamiento afectivo y laboral. Si la soledad es uno de los grandes síntomas de la vida de las personas mayores, la atención y el trabajo con las familias desestructuradas es otra de las actuaciones prioritarias.

En uno de los pisos del edificio del Centro Juvenil, en el que también está la Comunidad de religiosos, se ha acogido a un grupo de familias de refugiados. En este momento conviven tres familias, procedentes de Venezuela, Nicaragua y de la República Centroafricana. La permanencia media de estas famlias, a las que se les ayuda en la integración, formación de los hijos y preparación para el mercado laboral, es de año y medio máximo.

La otra referencia es el proyecto de los Guanelianos, el Centro Juvenil, que pretende acompañar a los jóvenes del barrio con la propuesta de actividades formativas, de ocio y tiempo libre, sin suplantar a la familia, pero con la idea de abrir nuevos horizontes personales, socales y laborales. También les ofrecen apoyo escolar, actividades de prevención de la salud, deportes, salidas de fin de semana y campamentos de verano. Una presencia preventiva que da muchos buenos frutos.