Inicio Nacional Carlos Núñez: «Tengo un cierto temor a que este verano los artistas...

Carlos Núñez: «Tengo un cierto temor a que este verano los artistas ‘importados’ nos arrasen»

44
0

La gaita de Carlos Núñez, se dice pronto, lleva un cuarto de siglo acompañándonos con sus melodías celtas. Para celebrarlo, el artista gallego dará un concierto especial este sábado en el Circo Price (dentro de Inverfest) en el que hará un homenaje a su maestro, el líder de los Chieftains recientemente fallecido, Paddy Moloney, y también presentará alguno de los temas de su otro Proyecto, Celtic Beethoven con el que acaba de triunfar en Francia junto a la superestrella galesa de la ópera Bryn Terfel y la Orquestre National de Bretagne.

Tal y como está la cosa, llevará toda la semana preguntándose si el concierto se hará o no…

Pues mira, crucemos dedos pero el año pasado nuestra gira de navidad en teatros por toda España de todos los años eran 25 conciertos y conseguimos hacer tres. Suerte que tuve la oportunidad de hacer un vídeo muy ambicioso para empezar el Xacobeo, y como todos los artistas estaban confinados, fue un lujazo y colaboraron desde Julio Iglesias o Alejandro Sanz (hijo y nieto de gallegos respectivamente), hasta los escritores Manuel Rivas o Paulo Coelho, gaiteros de todo el mundo, la orquesta medieval del Pórtico de la Gloria desde sus casas con un sistema multipantalla. Está online y es precioso y muy emocionante si aún no lo habéis visto. Este año, por ahora llevamos hechos todos los conciertos de la gira, nos quedan Madrid, Gijón y Logroño y esperemos que no haya percances y consigamos completar los 30 que tenemos en esta gira de navidad amplia, entre finales de noviembre y enero.

¿Qué tal ha llevado la pandemia a nivel profesional?

Esta gira ha ido bien, muchos ‘sold out’. Madrid por ejemplo que es el más grande está hasta la bandera y en el Palau en Barcelona tuvimos que devolver entradas porque redujeron aforos al 75%. Sí es cierto que dependiendo de las zonas ha costado más o menos y en algunas en que había muchos casos la gente ha pasado a comprar en el último momento. Nosotros en verano, como en España no hay un buen circuito para nuestras propias músicas, nos hemos inventado uno propio en entornos naturales, en monumentos, etc. Es un sistema que aprendimos en Estados Unidos en el que vimos que grandísimos artistas no necesitaban macroproducciones y tocan en entornos mucho más amables, en viñedos en California y lugares así. El caso es que con la pandemia era el sistema perfecto, todo el mundo se lanzó a hacer cosas de ese estilo y nosotros ya estábamos preparados porque llevábamos años haciéndolo. Si lamento una cosa es que esta pandemia no haya servido para mejorar en sistema de venta de música grabada para los músicos, que lleva en crisis muchísimos años. Parecía evidente que iba a haber una fórmula para monetizar la música online, incluso los conciertos que se empazaron a hacer, pero lamentablemente no ha sido así, salvo para las megaestrellas. Confieso que tengo un cierto temor a que este verano los géneros y artistas ‘importados’ que son los que tenían los circuitos mejor construidos (paradójicamente muchas veces gracias al dinero público), nos arrasen… A ver.

¿Qué se va a encontrar el público en el Price?

El Price es una de esas fechas anclas, como se les llama en el argot, que repetimos todos los años y buena parte del público también. Sabe que siempre hay alguna novedad o sorpresa, pero no saben cuál va a ser. Muchas vedes ni yo mismo lo sé hasta última hora! Este año solo puedo desvelar que iba a venir Tanxugueiras, que participan en el nuevo disco de 25 aniversario, pero no pueden por una razón superimportante, se van a Benidorm ¡y de ahí esperemos que a Eurovisión! Y nada menos que con una muiñeira de siglo XXI cantada en todas o casi todas las lenguas de España, como en aquellas Cantigas plurilingües de la época de Alfonso X El Sabio. Lo que es seguro es que como todos los años será una fiesta de la que todos saldremos renovados después de pasárnoslo en grande.

¿Dónde estaba en el momento de enterarse de la muerte de Paddy? ¿Cómo fue ese primer día de duelo?

Pues era festivo, teníamos tanto mi manager como yo llamadas perdidas de madrugada de Vancouver, donde tiene la oficina el manager de Chieftains, y ya lo adivinamos. Paddy era mayor y no estaba bien anímicamente. El hecho de que su tradicional gira de San Patricio se hubiese cortado abruptamente al inicio de la pandemia sin culminar en Nueva York como siempre, o de que su fan declarado Biden los hubiese invitado a tocar en su toma de posesión y no se hubiesen atrevido, lo había ido hundiendo. El contacto con el público es esencial para un músico hasta ese punto. Guardo un precioso recuerdo de su velatorio (esos famosos ‘wakes’ irlandeses en los que se llora pero también se ríe, en este caso a carcajada recordando mil anécdotas del gran Paddy). En el entierro toqué con los viejos Chieftains, quizá por última vez, aunque esperemos que no.

¿Cuáles son las características de Celtic Beethoven, y cómo ha sido el recibimiento de la propuesta?

Pues precisamente el sábado, para los que no hayan podido conseguir entrada en Madrid, se emite el concierto con ese programa que hicimos este verano en la Quincena Musical Donostiarra. Es un repertorio de Beethoven muy poco conocido, son casi 200 canciones basadas en melodías tradicionales irlandesas, escocesas y galesas, con letras nuevas en inglés que su editor de Edimburgo encargó a los grandes poetas de la época, como Lord Byron, Walter Scott o Robert Burns. A Beethoven claramente le acabó fascinando el desafío de esas melodías modales arcaicas, en principio incompatibles con el sistema tonal de la música clásica, pero que – como no podía ser de otra forma con un genio como él – acabó dando alguno grandes resultados artísticos. Incluso algunas de sus sinfonías de esa época en que compuso las «canciones celtas» – los últimos 15 años de su vida nada menos – , dialogan con ese repertorio, por ejemplo la Séptima, que hay quien llama por eso «la irlandesa» y que Wagner describió como la «apoteosis de la danza» e incluso bailó acompañado por su yerno Liszt al piano. Y para mi esa es la clave, devolverles ese espíritu rítmico o esas ornamentaciones de la música tradicional, incluso recuperar las letras tradicionales originales en lenguas celtas, mucho más misteriosas y modernas. Las hicimos hace poco en Francia con el galés Bryn Terfel, que es una megaestrella de la ópera y tampoco las conocía, y fue apoteósico, con críticas en Le Monde y otros grandes medios increíbles, vamos a repetir ese programa con él. El día de San Patricio volveremos a poner disponible un concierto Celtic Beethoven online a demanda que hicimos el año pasado, filmado en lugares preciosos de Galicia y que gustó muchísimo.

El 25 aniversario de su primer disco, ¿le ha hecho mirar atrás con cierta nostalgia? ¿o es de los que van sin retrovisor?

No tuve tiempo ni de pensarlo. Me pasé el confinamiento terminando un libro dedicado a un maestro gaiteiro que me influyó mucho y que llevaba 30 años escribiendo a los poquitos y cuando me di cuenta de que se cumplían 25 años, hablando con mi viejo amigo José María Barbat (Presidente de Sony, el que formó a Rosalía y C Tangana, que fue el jefe de producto de aquel primer disco, él también estaba empezando entonces), decidimos que había que grabar un disco como fuese. Ya en el 20 aniversario lo habíamos hablado y como estaba escribiendo mi primer libro (‘La hermandad de los celtas’, que publicó Espasa y va por la 4ª edición) sólo pude grabar un tema, que filmó Carlos Saura e incluyó en una peli, es ‘Irmandade 2’ que abre este nuevo disco, con jóvenes intérpretes tradicionales de toda España.

¿Cómo ha sido colaborar con Rozalén, Andrés Suárez, Iván Ferreiro, Glen Hansard y Fon Román en la reedición de su debut?

Pues fue algo súper espontáneo, no fue pensado, podían haber sido muchos otros pero fueron los que por unas circunstancias u otras fueron surgiendo en el poquísimo tiempo en que grabamos. Rozalén grabó (como buena manchega) unas seguidillas centenarias y parece que muy difíciles de cantar, que nos regaló mi buen amigo (desde que nos presentara su padre, Gonzalo Torrente Ballester) el Catedrático de musicología de la Complutense Álvaro Torrente. Andrés grabó una de mis queridas Cantigas de Martin Codax. Con Glen tengo una historia medio larga que no habría espacio de contar aquí porque peregrinó desde Irlanda en un barco tradicional con otros artistas y uno murió, Danny, y le dedicamos esa canción. Iván había compuesto una canción gallega tipo tradicional para la serie Fariña y me había contado que se había inspirado en un tema de Irmandade, Cantigueiras, y hasta había usado un sample, y se me ocurrió que Tanxugueiras («las de Eurovisión», que yo ya había detectado que eran las pandereteiras más «pop» del momento), compusiesen una especie de diálogo con él o réplica. Iván y Fon en la época de Piratas ya habían sido de los pocos artistas pop españoles que se habían interesado por la música tradicional.

Rozalén con Carlos Núñez

ABC
¿Qué le parece el resurgir del folclore musical español dentro del pop?

Pues es un fenómeno que yo vengo detectando desde hace algunos años, con lo que espero que haya vuelto para quedarse, ya en el libro hablaba de eso. Comentaba que había una flamenca jovencita, una tal Rosalía, que cantaba con un indie catalán (Refree) que como no tocaba la guitarra a la manera flamenca usaba acordes más anglo, con lo que más que flamenco parecía música tradicional. Hablaba de que el trap conectaba con nuestros modos y ritmos más antiguos, como las Cantigas y la muiñeira, tema sobre el que acabo de hacer un documental. Como la cosa ha seguido in crecendo, confío en que no sea una moda. Decían el otro día los de Vetusta Morla que creían que su folklore eran los Beatles, pero que habían descubierto que había mucho más. Yo veo que poco a poco grandes artistas de cualquier género van profundizando en el patrimonio musical de su propio país y creando a partir de ahí. El otro día escuchaba una jota preciosa de Amaia producida por Alizz, ya en el libro hablaba de aquella pamplonica que en OT cantaba canciones tradicionales y que ojalá tirase por ahí. Se está superando esa anomalía que se produjo en los 80 de darle la espalda a todo lo anterior. En los 70 parecía que iba a haber una explosión de todo esa inmensa riqueza cultural, yo recuerdo tocando en Granada con Enrique Morente que me contaba que en aquella época él había cantado con gallegos, con catalanes, con Zeca Afonso… hoy nos sorprende una canción en gallego en el mainstream, pero en los 70 había muchas y en los 80 todo eso se cortó. Decía Santiago Auserón que ellos habían sido la primera generación musicalmente apátrida de España. Yo en los 90 aluciné girando con los Chieftains porque veía un respeto increíble por parte de todas las estrellas que iban tocando, que si Dylan, que si los Stones, Sting, los Who… y en latinomérica pasaba lo mismo y creaban grandes canciones siguiendo la moda del momento, pero inspiradas en su música tradicional. Estos días viendo esos documentales sobre los cantantes melódicos a los que les pasó lo mismo y hoy están siendo reivindicados, recordaba cuando nos invitó hace cuatro o cinco años Julio Iglesias a «telonearlo» con mi grupo en sus dos conciertos en el Albert Hall y luego hacer con él el Canto a Galicia y volvimos alucinados con lo bien que cantaba y lo músico que era, pero aquí te puedes imaginar las risas, y mira tú ahora los indies dándose cuenta de que ese cantar «baixinho», como decían los brasileños, es una pasada. Pues si todo ese quitarse complejos da lugar a buena música de los grandes artistas jóvenes que hay ahora mismo, pues me parece genial. Yo quiero seguir escuchando lo que tienen que decir sobre nuestra música tradicional en la que tenemos verdaderas joyas totalmente inexploradas!

Lo que comento en la pregunta anterior, ¿está abriendo nuevas vías de interacción entre la escena folk y la escena pop más joven?

A mí en este disco me ha pasado, he colaborado con muchos artistas jóvenes, por ejemplo con productores gallegos de músicas urbanas que han trabajado con Tangana o Sen Senra. Varios de ellos, nacieron después de ‘Irmandade’ y para mi sorpresa lo conocen y lo reivindican. Ahora mismo por ejemplo estamos ultimando un tema con Baiuca, que no hubo ocasión de incluir en el disco y lanzará él como single. Pues qué bien, como me pasó a mi con los Chieftains. Bueno para todos.

¿Qué planes tiene para 2022?

Pues íbamos a volver ahora al Colón de Buenos Aires, que fue el último concierto que hicimos antes de la pandemia, pero parece que la cosa está complicada por allí y se va a retrasar. Hay algunos planes internacionales más, que veremos si se pueden hacer, nos habían invitado a la Expo de Dubai, tenemos varios festivales europeos (Francia, Reino Unido, Alemania…) que se fueron retrasando y a ver si por fin se pueden hacer este verano. Como es Xacobeo espero poder hacer algún gran proyecto como era habitual, y en cualquier caso la gira ‘Lugares Mágicos’ de todos los veranos sigue en pié y por supuesto la de navidad a finales de año.