Inicio Principal Repsol se muestra a favor de utilizar fuel y carbón para la...

Repsol se muestra a favor de utilizar fuel y carbón para la generación eléctrica

16
0

Ha causado una enorme sorpresa en el sector energético el apoyo mostrado por Repsol a la utilización del carbón para generar electricidad, así como también del fuel en determinadas plantas térmicas de gas.

Así se expresó el director de estudios de la petrolera y gasista, Antonio Merino, en una reciente reunión convocada por el PP y a la que asistieron representantes de todas las empresas del sector, como Iberdrola, Endesa, EDP, Natury, Enagás, Repsol y la patronal eléctrica Aelec. Faltó REE, cuya presidenta es la exministra socialista Beatriz Corredor.

Por parte del primer partido de la oposición estuvieron su presidente, Pablo Casado; la portavoz, Cuca Gamarra, y el portavoz adjunto del grupo parlamentario, Guillermo Mariscal, según han confirmado a este periódico fuentes conocedoras de ese encuentro.

El objetivo de la convocatoria fue analizar la crisis energética que sufre nuestro país por las fuertes subidas de los precios de la electricidad y del gas, así como las repercusiones que tendrá el cierre del gasoducto del Magreb en la seguridad de suministro de gas a España.

Antonio Merino culpó del encarecimiento de la electricidad a las subidas del mercado de CO2 y apuntó que si hubiera problemas con el gas, en muchas instalaciones se podría sustituir por fuel o diésel. Y apostilló que se había hecho mal al cerrar las centrales de carbón.

Sin embargo, los representantes de las eléctricas coincidieron en que el alza de la electricidad respondía básicamente a la subida de los precios internacionales del gas y que la solución es descarbonizar.

Por eso, en el sector ha llamado la atención esas declaraciones por varios motivos. El primero de ellos, que la petrolera que preside Antonio Brufau presume desde hace meses de estar llevando un proceso de descarbonización que culminará en 2050 al alcanzar las ‘cero emisiones’. Además, hace tiempo que en España no se genera electricidad de forma significativa con fuel, y muy poco con carbón. «Sería dar un paso adelante y dos hacia atrás», afirman en el sector, además de ir contra la hoja de ruta diseñada por el Gobierno y la Unión Europea hacia la transición energética.

En este sentido, el consejero delegado ejecutivo de la petrolera, Josu Jon Imaz, afirmó recientemente que la transición energética es «indispensable», pero «no una transición de cualquier manera», debe ser «justa». Añadió que, además de una transición justa, debe ser «competitiva, eficiente y basada en las capacidades tecnológicas e industriales existentes» y «no una transición haciendo el canelo».

Y subrayó que, dados los altos precios del gas, muchas plantas de carbón de China y EE.UU. que podrían alimentarse con carbón y gas, están pasando del gas al carbón.

Rechazó el carbón de Viesgo
También se puede recordar que cuando Repsol adquirió a Viesgo distintos activos en el verano de 2018 rechazó que se incluyera en el paquete las centrales térmicas de carbón de Puente Nuevo, en Córdoba (385 MW), y la de Los Barrios, en Cádiz (590 MW). Y eso que esta planta cumple con la directiva europea de emisiones industriales y ha reducido sus emisiones de óxido de nitrógeno tras unas inversiones de casi 100 millones de euros. La petrolera solo compró centrales hidroeléctricas, ciclos combinados de gas y una cartera de 750.000 clientes de electricidad por unos 735 millones de euros.

Imaz y Brufau, en la última junta de accionistas – ABC
El alza del crudo y del gas, balón de oxígeno para sus mermadas cuentas
Las fuertes subidas de las cotizaciones internacionales del gas y del petróleo son un auténtico balón de oxígeno para las mermadas cuentas de Repsol. Así, hasta septiembre ha obtenido un beneficio neto de 1.939 millones de euros, cuando en el mismo periodo del año anterior, en plena pandemia, registró unos números rojos de 2.578 millones de euros por el saneamiento de sus cuentas y por las históricas caídas de los precios del crudo y del gas natural. Ahora ha prometido aumentar su raquítico dividendo hasta los 0,63 euros.