Inicio Nacional Peligra la foto de Casado, Ayuso y Almeida juntos en el cocido...

Peligra la foto de Casado, Ayuso y Almeida juntos en el cocido navideño del PP de Madrid

12
0

La foto más esperada que puede traer un poco de sosiego al Partido Popular de Madrid tendrá que esperar. El aumento de los contagios por Covid en la Comunidad y la posibilidad de que la situación se vaya agravando en los próximos días obligará, con casi total seguridad, a cancelar la cita navideña que tradicionalmente organizan los populares madrileños. En esta ocasión –como ya sucedió en 2019– justo antes de la pandemia, la cena de los tiempos de Mariano Rajoy se pensaba sustituir por un cocido madrileño, en el que se iban a dar cita unos mil afiliados y simpatizantes del PP de Madrid.

No habrá instantánea del presidente del PP, Pablo Casado, con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Mucho tiene que cambiar la situación sanitaria para que se revierta una decisión que, aunque no está totalmente tomada, sí que apunta a que no habrá convocatoria. Es «inviable», aseguran a ABC fuentes populares, que se puedan reunir unas mil personas el 18 o 19 de diciembre, las fechas que se barajan para el evento. «No es prudente y no debemos arriesgarnos», insisten.

El Covid ha venido a poner más distancia, si cabe, de la ya existente entre la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y la dirección nacional de los populares. Para algunos, esta cita podría haber sido el inicio del deshielo para llegar a un acuerdo que cierre las heridas abiertas sobre la fecha del congreso regional al que se presentará Díaz Ayuso para optar a la presidencia del PP de Madrid.

«Parar esto»
A día de hoy, la situación es la misma. No hay visos de un acuerdo entre ambas partes, aunque la presidenta madrileña sí que se mostró más conciliadora el pasado lunes, al admitir el «error» que supone esta crisis y la necesidad de «parar esto». Ayuso se siente atrapada en un bucle de interpretaciones sobre sus declaraciones que, a su juicio, no se corresponden con sus verdaderas intenciones. Es lo que sucedió el pasado fin de semana en el congreso de los populares andaluces. Sus palabras invitando a Juanma Moreno a «ser libre», según la presidenta, se referían a la presión de Vox para que adelante las elecciones en Andalucía, no a su actitud ante la dirección nacional. Esta intervención dio pie a una respuesta del secretario general, Teodoro García-Egea, y del propio Pablo Casado. La tensión volvió a subir.

El malestar por esta situación es evidente en la presidenta, que trata de aislar su firme intención de optar a la presidencia del PP de Madrid de su apoyo al presidente del PP, Pablo Casado. De hecho, en una entrevista en TVE el pasado lunes, afirmó que será la primera en estar junto a Casado y apoyarle cuando tenga su congreso nacional, en junio o julio de 2022.

Mientras, la presidenta sigue con su agenda habitual y fuentes cercanas a Ayuso insisten en que «nunca se ha movido. Llevan un año y medio diciendo que no va a ser la presidenta y cuando ella dice que vote la gente, el presidente dice que la elección será entre Ayuso y Almeida». Su preocupación más inmediata es «seguir trabajando y gestionando la Comunidad» y respecto al partido sigue sin avanzarse hacia un acuerdo desde que a principios de septiembre Ayuso hiciera pública su intención de concurrir a las primarias del PP de Madrid. Espera un gesto de Casado y Génova considera que tiene que ser la presidenta la que tienda la mano.

Polémicas celebraciones
Las celebraciones navideñas de los populares han estado habitualmente presididas por la polémica en las relaciones entre la dirección regional y la nacional, sobre todo durante el mandato de Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy. En 2013, a la cita se llegó con una Esperanza Aguirre muy crítica con la política fiscal del Ejecutivo de Rajoy. Y en 2014 la tensión se trasladó a las listas para las elecciones locales y municipales, donde se esperaba un pronunciamiento de Rajoy, que no se produjo.

Ya con Casado en la presidencia del PP, en 2018 las candidaturas también estuvieron en el centro del encuentro. Ángel Garrido, entonces presidente de la Comunidad, esperaba una señal sobre su designación como candidato, que no se produjo. Más tarde la elegida sería Ayuso, y Garrido abandonaría el PP para ingresar en Cs.