Inicio Principal María Barranco: «El glamur me agota, es muy cansino»

María Barranco: «El glamur me agota, es muy cansino»

11
0

María Barranco (60 años) vuelve al cine por Navidad. En ‘El refugio’, la loca comedia que estrena este viernes, encarna a Lola, una mujer fantasiosa, positiva y espiritual: «Nos parecemos un poco, porque yo también soy un poco ‘Antoñita, la fantástica’. Como buena andaluza, soy muy ‘exagerá’. Lo que pasa es que me vine arriba cuando llegué a Madrid, que ya me veía como actriz en ciernes y me ponía frente al espejo a hacerme entrevistas porque era lo que más me gustaba en el mundo. Me las hacía por necesidad, para sentirme mujer importante… Cerraba el espejo y me quedaba agotaba después de haberme hecho yo sola una rueda de prensa. Así empecé a contarme mentirijillas, como para darme ánimos y acabé a creyéndomelas». Que María es positiva no hace falta que lo explique, se le ve, se le nota: «Soy de ver el vaso siempre medio lleno, de mirar el lado bueno de las cosas. Me gusta ser feliz. Y si no, me lo invento». Sin embargo, la espiritualidad no es lo suyo: «Yo no soy muy zen. Es más, lo zen me pone nerviosa». María lo que tiene, y lo reconoce, son muchas supersticiones: «Mejor di que tenía, porque me las he tenido que quitar». Yo no era una mujer, era una maniática». Pero hay una que se le resiste: «Siempre me levanto con el pie izquierdo. La última vez que puse el pie derecho primero, me hice un esguince y me tuvieron que operar, poner seis clavos… A mí es que la derecha siempre me ha dado muchos problemas». María incluso tiene ahora manías de otros: «Por culpa de Ketama ahora brindo con la izquierda y sin cruzar las piernas. La mano, porque es la del corazón; las piernas, porque no dejan que fluya la energía. Y como a mí no me cuesta nada hacerlo, pues lo hago».

En ‘El refugio’, María tiene a Loles León como hermana: «¿Te puedes creer que nos conocemos desde hace 40 años, pero nunca habíamos trabajado juntas? Porque en ‘Mujeres al borde de un ataque de nervios’, yo estaba en casa de Carmen Maura y ella, en la recepción de los estudios Exa. Ahora por fin tenemos escenas juntas y me ha encantado. Hablamos el mismo lenguaje, basta una mirada para entendernos». Lo que no puede imaginarse es cómo habría sido su infancia de tener a Loles como hermana en la vida real: «(Estalla en risas) ¡Ay, habría sido muy intensa! Porque Loles, de relajada, nada. Pero ella es muy de por la boca muere el pez. Llega y lo revoluciona todo, pero luego ves que es un ángel, tan cariñosa, como ‘la tieta’, siempre pendiente de ti».

María siempre ha sido una mujer reivindicativa y comprometida. Y sigue siéndolo: «Ese pellizco no me lo quita nadie. Con eso se nace y te mueres con él. A mí las cosas importantes no me resbalan por tener cierta edad, aunque es cierto que la experiencia te ayuda a enfrentarte a las cosas con más serenidad».

Algo que le viene muy bien para sobrellevar las críticas: «Las buenas las olvido, pero las malas las recuerdo. A pesar de todo, lo importante es como me vea yo. He aprendido a quererme, porque si no me quiero yo, ya me dirás». Quien no soportaba que la criticaran era su madre, que era capaz de darse la vuelta en un cine si escuchaba a algún espectador decir algo malo de su hija. «Me daba miedo cuando me decía que iba a ver una película mía (se ríe.)».

María, como madre, ha heredado algo de ella: «Ramalazo tengo, pero no tanto. Todas tenemos un poso de inspiración de nuestras madres. La mía, con ese aire lorquiano… Pero yo no llego a tanto».

Y si quieren conocer mejor a María Barranco, pueden escucharla con Ángels Barceló en su sección ‘Simplemente María’, en la radio: «Me lo paso muy bien porque hablo de lo que me gusta». Así hemos sabido que la actriz ensayaba sus textos en la playa para su perro, Claudio, que salía huyendo cuando la escuchaba recitar, o que los aplausos en el teatro son un bálsamo y la razón por la que empezó a actuar: «A mí lo que me gusta es el trabajo de actriz, no las alfombras rojas y todo eso del artisteo. El glamur me agota, es muy cansino». La actriz reconoce que el sufrimiento está en la vida, en estos tiempos en los que «remontar es una aventura». «Cuesta mucho y aquí lo tienes todo o no tienes nada. O te come la ojera o te comes las uñas. Y ahora más, que con tanto ‘influencer’ el mundo está lleno de mamarrachas. A mí de las redes sociales que no me hablen, que no conozco a nadie».

María, sus nietos y las fiestas navideñas
«Felicidad de la buena», escribía en su cuenta Barranco para felicitar el año junto a su nieto Bruno, el pequeño de la casa. «Las fiestas te marcan si tienes niños, son los que alimentan tu espíritu navideño y yo tengo tres nietos. La Nochebuena se van fuera, pero son míos en Nochevieja. Y luego vienen los Reyes…», dice. Está encantada con su papel de abuela: «Ser madre es como el papel protagonista en una película, llevas todo el peso. Pero ser abuela es como hacer una colaboración especial. Yo me veo mucho más mona de abuela. Me divierto más y tengo menos responsabilidad». Gracias a su papel de abuela, vive estas Navidades con cierta emoción: «Tampoco es que me eche a la calle como una loca, no lo hice ni para comprar papel higiénico en la pandemia. Los que nos pasamos el año comiendo tampoco le damos tanta importancia. Lo importante es reunirte con la familia y con los amigos. Y si no hay para marisco, pues un arroz a la cubana y qué risa, María Luisa. Cuando era pequeña, para Nochebuena teníamos un pollo asado. Y yo, tan contenta. Eso sí, tal y como están las cosas, yo habría eliminado el mundo luces. Desde que empezó Vigo, a todos les parecen pocas. No puedo».