Inicio Internacional Una turba lincha hasta la muerte a un asesino en serie de...

Una turba lincha hasta la muerte a un asesino en serie de niños que había escapado de la policía

23
0

Un hombre, asesino confeso de niños y considerado un «vampiro sediento de sangre», fue linchado el viernes en una localidad de Kenia, adonde había huido tras haber escapado de la vigilancia policial, según indicaron fuentes oficiales.

Masten Milimo Wanjala había sido detenido el pasado 14 de julio tras la desaparición de dos niños, pero en una escalofriante confesión admitió haber matado a otros diez menores, en un período de cinco años, «a veces chupando la sangre de sus venas, antes de ejecutarlos» según relató entonces la Dirección de investigaciones criminales (DCI).

El hombre, de 20 años, debía ser juzgado este miércoles por el asesinato a sangre fría de dos niños de 12 y 13 años, cuando los responsables policiales constataron que el acusado había desaparecido de su celda.

Pero el viernes, fue capturado por una muchedumbre, tras haber sido identificado por escolares en su localidad de origen, en Bungoma, a mas de 400 kilómetros de distancia de la comisaría de policía de la que escapó.<blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»en» dir=»ltr»>BREAKING NEWS: Self-confessed serial killer behind the murder of 13 minors, Masten Wanjala, killed bi irate mob in Mukhweya village, Bungoma County. <a href=»https://t.co/1Ybhm9g71w»>pic.twitter.com/1Ybhm9g71w</a></p>&mdash; F∆ther Of Tekl∆ (@DadOfTekla) <a href=»https://twitter.com/DadOfTekla/status/1448886103101038618?ref_src=twsrc%5Etfw»>October 15, 2021</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

«Era originario de esta región, y fue reconocido por los niños, que avisaron y la información se extendió, por lo que los aldeanos lo persiguieron» dijo un responsable local, Bonface Ndiema.

«Se metió en la casa de un vecino, pero fue descubierto y linchado», agregó. La policía confirmó el lichamiento de Masten Milimo Wanjala.

Wanjala mató a su primera víctima cuando solo tenía 16 años, una edad similar a la de algunas de sus víctimas, según informa BBC. Se hizo pasar por un entrenador de fútbol para atraer a sus víctimas a áreas apartadas, después de lo cual las atacó. En algunos casos los tomó como rehenes para pedir rescate.

Los asesinatos tuvieron lugar en Nairobi y áreas del este y oeste de Kenia.

Tres policías que estaban de servicio cuando escapó el miércoles fueron acusados de ayudar a un sospechoso a escapar y de negligencia.