Inicio Principal Alemania se prepara para legalizar el cannabis

Alemania se prepara para legalizar el cannabis

18
0

El experto en Sanidad del Partido Socialdemócrata alemán (SPD), Karl Lauterbach, favorito para convertirse en ministro de Sanidad alemán si culminan las negociaciones para formar gobierno encabezado por Olarf Schoz, se pronunció ayer a favor de una legalización controlada del cannabis. «Durante años rechacé la legalización del cannabis. Ahora, como médico, he llegado a otra conclusión», justificó Lauterbach, abriendo la puerta así a una legalización que sus potenciales socios de gobierno, tanto Los Verdes como los liberales del FDP, ha exigido en la mesa de negociación. Es uno de los pocos asuntos en los que los tres partidos están de acuerdo, así que mucho se tienen que torcer las cosas para que, antes de finales de año, la marihuana aparezca como sustancia liberalizada en el documento de pacto de coalición.

Lauterbach argumenta su cambio de postura explicando que la situación actual tiene como consecuencia que en el cannabis a la venta en el mercado negro «esté a menudo mezclado con una forma de heroína que también se puede fumar». A raíz de esta adulteración, «los consumidores de cannabis generan rápidamente una adicción a la heroína», continúa un político muy mediático porque durante los últimos casi dos años ha sido el portavoz del SPD en matera de pandemia.

Tanto los Verdes como los liberales se han pronunciado públicamente a favor de una legalización del cannabis porque consideran que una venta «en comercios y con la licencia oportuna» asfixiaría el mercado negro y, además, proporcionaría ingresos fiscales adicionales que podrían destinarse a terapias contra las adicciones. El SPD busca una fórmula algo más restrictiva para que pueda ejercerse un control efectivo sobre su venta solo para adultos.

El único que pone el grito en el cielo por el momento es el Ministerio de Sanidad, todavía encabezado por el conservador Jens Spahn hasta que la negociación permita la formación de gobierno y el traspaso de cartera. Un portavoz de Spahn ha mostrado su oposición, destacando que el cannabis es una sustancia peligrosa y que su legalización no es recomendable, aunque incluso él ha reconocido que en ciertos casos médicos puede ser de gran ayuda. «Estamos a punto de conseguirlo», ha celebrado ya el magistrado de Brandeburgo Andreas Müller, uno de los luchadores más ruidosos por la legalización del cannabis desde hace décadas. «En la última audiencia de la comisión parlamentaria de Sanidad, antes de las elecciones de septiembre, no se habló de coronavirus, sino sobre la legalización del cannabis», recuerda Müller, que señala que la comisión lleva casi un año consultando a expertos invitados y de los diversos partidos políticos para abordar una política diferente y más permisiva con esta sustancia. EEEnnn eeesa última sesión se debatió, a petición del FPD; una distribución legal y controlada de «cannabis con fines de consumo» entre los adultos e incluso se mencionó la posibilidad de un «cannabis made in Germany» como artículo de exportación.

Uno de los argumentos más trillados que manejan ahora los negociadores es el último informe publicado por el Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías (OSDT), el pasado mes de junio, que constataba que «el mercado europeo de la droga a principios de la década de 2020 se caracteriza por una amplia disponibilidad de una gama diversa de productos de creciente pureza de principios activos», lo que demuestra, a juicio de los negociadores, que las prohibiciones no conllevan a una disminución de la oferta ni de la demanda.

La OEDT estima que la venta de drogas ilegales en Europa mueve 30.000 millones de euros al año y que el cannvis es, co mucho, la droga ilegal más consumida en el continente. Casi el 30% de los europeos adultos han consumido cannabis al menos una vez en sus vidas. Tanto verdes y liberales como el SPD coinciden en que la actual política basada en la prohibición ha fracasado y todos ellos trabajan en una nueva vía de despenalización y regulación. Wieland Schinnenburg, portavoz en materia de drogas del FDP, calcula que en Alemania hay unos cuatro millones de consumidores habituales que obtendrían un producto de calidad garantizada. Los Verdes han presentado ya un proyecto de ley de «Control del Cannabis» que se centra en la distribución controlada en tiendas especializadas, lo que en su opinión reduciría el mercado negro, protegería a los menores y aliviaría la actividad de la policía y del poder judicial, pero el Bundestag rechazó ese proyecto en octubre de 2020. La nueva parlamentaria, surgida de las elecciones del pasado 26 de septiembre, cuenta en cambio con la mayoría suficiente para sacar a adelante este u otro proyecto similar. El portavoz de política de drogas del SPD, Dirk Heidenblut, ha dado a entender que su partido está dispuesto a ceder más en este punto a cambio de amarrar otros asuntos en la negociación para el pacto de formación de gobierno.