Inicio Nacional El queso gallego que ha conquistado el mercado chino

El queso gallego que ha conquistado el mercado chino

29
0

Hace diez años, China apenas se gastaba 55.423 euros en queso español. Una década después, el gigante asiático se ha aficionado a este producto y las exportaciones se han disparado hasta alcanzar 1,7 millones de euros. Este fenómeno tiene un nombre propio con acento gallego: Quescrem. Esta empresa lucense especializada en quesos cremosos produce el 95 por ciento de los que se venden al gigante asiático.

Situada en la pequeña localidad de Ribeiras de Lea, Quescrem nació en 2006 a partir de un proyecto de investigación de la Universidad de Santiago de Compostela. A pesar de su naturaleza pionera, la empresa no lo tuvo fácil, pues se adentraba en un sector muy tradicional, el lácteo, y en un mercado maduro, el del queso. Aún así, durante catorce meses, Quescrem trabajó en el que sería el primer queso crema gallego. Un año después, comenzaron a fabricarlo y lo colocaron en el mercado. En 2010 comenzaron su expansión internacional, una estrategia que tuvieron «muy clara desde el momento inicial», explica Sergio Martínez, director general de Quescrem y socio fundador de la compañía.

En un principio, comenzaron a exportar sus quesos cremosos a distintos territorios. «Entonces vimos que teníamos una oportunidad importante en China y se creó una empresa con personal propio. Así logramos, el año pasado, ser la empresa que exporta casi el 100% del queso español a China», presume Martínez.

Algo que tiene aún más mérito si tenemos en cuenta que la superpotencia asiática no es un país que, al menos tradicionalmente, se compren muchos lácteos. «Hay un nicho que es grande. Ciertas capas de la sociedad que están accediendo a ellos. Y este consumo es creciente». Esto, junto a la concepción de que China apuesta por la innovación, hace presagiar un buen futuro para la productora lucense, que afirma que sus productos son «de alta calidad y tienen un posicionamiento premium».

Además, Quescrem ha abierto allí una filial que «no es una empresa de producción, sino una empresa de gestión que se encarga de contactar con los distribuidores chinos para buscar nuevas oportunidades de negocio». De momento, en esta ramificación de la compañía trabaja una persona que se encarga de los clientes pequeños y medianos, mientras que los de un gran volumen se remiten a Galicia.

Más países
Aunque Quescrem es la reina de los quesos españoles en China, no es el único país extranjero donde hace negocio. La compañía lucense comercializa sus quesos en un total de 42 países, entre los que destacan Corea, Japón, Francia, Grecia, Marruecos y Libia, áreas donde se está produciendo un «muy buen desarrollo». Así lo explica el directivo: «Hay otra gran familia de países donde estamos creciendo y nos estamos consolidando. No son mercados tan grandes, pero proporcionalmente igual, nuestra cuota de mercado es mayor».

Con todo, el principal cliente de Quescrem es el segmento industrial, y en concreto el sector profesional nacional. Aproximadamente el 35% de su facturación depende de este sector. «Nuestro producto se utiliza como ingrediente en la elaboración de muchos postres, empanadas, sandwich…», señala el directivo.

Este 2021, además, están de celebración y no solo por su conquista asiática, sino también porque cumplen 15 años desde su fundación. Sergio Martínez cree que han llegado hasta aquí porque siempre han tenido claro que competían en un terreno local y han mantenido proveedores locales de la zona de primera calidad. También destaca su impacto social, donde subraya la influencia que pueden tener a nivel laboral en una comunidad como la de Ribeiras de Lea; la innovación, pasando de un solo producto a más de sesenta referencias; y la especial atención a redes sociales y nuevos modelos comunicativos, en las que siempre está presente el pensamiento culinario gracias a que en el departamento de marketing también trabajan personas con esa formación.

Aunque, sobre todo, para ellos lo que prima es su vocación de servicio. «Somos una empresa pequeña, joven y con una fuerte vocación de servicio al cliente. Entonces la escucha al cliente, la observación de los mercados y las las necesidades nos permiten darle respuesta», declara Sergio Martínez.

Como estrategia en los próximos años, Quescrem pretende mantener una línea continuista, tanto en planificación como en progresión. «En los próximos años tendremos un crecimiento industrial importante y eso vendrá acompañado por una expansión, crecimiento de fábricas, contratación de personas para seguir manteniendo la rentabilidad de la empresa de forma sostenible con nuestro entorno ambiental y social. Queremos seguir generando riqueza en este entorno de Lugo».