Inicio Principal Cuatro errores que se comenten tras una ruptura

Cuatro errores que se comenten tras una ruptura

29
0

Cuando las rupturas vienen dadas por un desamor, inevitablemente las vivimos como un duelo. Se trata de la pérdida de la pareja y algo dentro de nosotros se rompe… También llega la inexorable pregunta: «Y ahora, ¿qué hago?». Y es que, después de una ruptura, nos sentimos totalmente desorientados y deberemos de empezar a dar instrucciones nuevas al cerebro, pero los sentimientos son contradictorios, porque por un lado con la ruptura sentimos que la vida se para, estamos como congelados, sin saber bien por dónde movernos en todos los terrenos y, por otro lado, tenemos la parte más racional que nos dice: «tienes muchos amigos, no te preocupes».

Estas contradicciones, cuenta Irene López Assor, psicóloga y autora de ’10 obstáculos que te impiden ser feliz’, «provocan la desorientación y la sensación de estar metido en un torbellino de emociones sin rumbo», como si fuera un huracán y tú un árbol que arranca de raíz y no sabes dónde vas a llegar a parar. «Esta desorientación vital es normal, querer comenzar nuestra vida de manera inmediata nos va a llevar, con mucha probabilidad, al fracaso», alerta la experta, por lo que ella aconseja «darnos el tiempo necesario» para pasar el duelo, que aunque no hay tiempo exacto, suele durar entre tres y seis meses.

Dar tiempo al proceso es la tercera etapa, según Irene López Assor, y este asunto es bastante personal ya que hay personas que son más rápidas que otras, o bien porque tengan una mejor gestión emocional o bien porque han pasado ya por experiencias similares y el valor de la experiencia es un plus a la hora de enfrentarse a un transito difícil. «Hay que analizar la historia pasada, primero para no cometer los mismos errores y segundo, y lo más importante, tener el corazón bien preparado para el nuevo amor que te ofrece la vida», anima.

«Con una ruptura sentimos nostalgia y tristeza»Irene López Assor, Psicóloga
Por último estaría la fase de aceptación. Ese dolor de la ruptura tiene un tiempo de caducidad y va a depender de cada historia, pero sí que está descrito por la comunidad de salud mental donde el tiempo máximo de duelo es de un año; pasado este año «se convierte en patológico», teniendo como consecuencia depresiones de carácter importante dónde ya hay que «actuar con tratamiento psicológico» y en muchas ocasiones farmacológico. «Aceptar y seguir adelante el dolor se irá trasformando en calma, y solo aparecerá en ocasiones puntuales, que no impedirán ya la aparición de nuevas emociones, incluso de volverte a enamorar», asegura la psicóloga.

Nadie está preparado para una ruptura, y menos aún a ser dejados. Para ello la experta en psicología ha elaborado una serie de errores comunes que hacen un flaco favor no solo a tu autoestima, también a la percepción que comiences a tener del futuro.

Errores más comunes
Si tu pareja decide dejarte y no tienes otra opción de elegir, asegura Irene López Assor (@irenelopezassor) que va a doler «mucho más» porque sentirás que tú no has decidido nada: «Sentimos nostalgia y tristeza». En ese momento es importante saber lo que ocurre en el plano neurobioquímico: la dopamina está alta y la serotonina baja lo que hace que nuestro sistema cognitivo no funcione correctamente, es decir, no pensamos de manera correcta por lo que cometeremos cometer errores básicos que lo único que conseguiremos será que el duelo se eternice. Estos son los errores más comunes que se cometen y hay que tenerlos en cuanta para reestablecer nuestros niveles cerebrales lo antes posible:

1. Mantener el contacto con tu ex. No hay ninguna necesidad de tener contacto con esa persona que te ha dejado. Muchos piensan que es más fácil terminar o despedirse poco a poco y se excusan en que así se sufrirán menos. «Vamos a sufrir lo mismo. Si se acabó, se acabó. Intentar estar pasando el periodo de duelo manteniendo el contacto con el ex es una trampa del cerebro», alerta la psicóloga.

2. La obsesión por buscar culpables. La reina de las obsesiones es el pensamiento que engloba todo lo relacionado con lo que has hecho mal: ¿dónde he fallado para que me deje?, ¿qué es lo que he hecho mal? Y cada vez se van añadiendo variables a nuestro análisis en la búsqueda de nuestros ‘por qué’. La realidad es que, por regla general, «una pareja es dos y la responsabilidad es repartida. Si la decisión es individual, de forma unilateral, es porque dejó de amarnos y ya está sin más vueltas. No hemos hecho nada, pero su sentimiento se fue, y ante eso lo debemos de aceptar nos guste o no». Respeta su decisión y así te respetarás a ti mismo.

«Intentar estar pasando el periodo de duelo manteniendo el contacto con el ex es una trampa del cerebro»Irene López Assor, Psicóloga
«Recomendamos encarecidamente no leer las horas de sus conexiones de su último WhatsApp, ni analizar cada punto y cada coma de lo que ha escrito, ni llamar a todos los amigos buscando explicación a sus puntos y a sus comas», recomienda Irene.

3. No pienses en que va a volver. Pensar que va a volver sólo servirá de freno en la vida actual, es decir, no estamos atendiendo a nuestras necesidades reales. Mirar hacia delante, parar el pensamiento ‘yo se que va a volver’, ‘estoy seguro que me lo voy a encontrar y vamos a volver’ etc.

«Igual ocurre, pero eso se lo dejamos al destino. La realidad es que a día de hoy no quiere estar en una relación de pareja, por lo que hay que dejar de tener esperanzas y aceptarlo es lo más sano y lo más difícil», recomienda. Además, alerta de lo inservible que puede llegar a ser rogar a alguien que vuelva a tu lado: «No merece la pena insistir la otra persona puede volver contigo por pena, lo que hace que se genere una relación donde la desconfianza y la inseguridad van a ser los protagonistas». Esto traerá consigo arranques de ira y celos y siempre se tendrá la duda de si volvió por pena o por amor.

4. Conservar su ropa o sus objetos. «Nada de conservar objetos ni ropa, ni WhatsApp, ni fotos, todo eso fuera». Para la psicóloga, mirar las fotos y ver lo momentos felices no son la realidad actual y debemos también de «dejar de ver sus redes sociales» de manera compulsiva para ver que feliz está, o quién dio un like. «Cuanto más tiempo pasemos con sus pertenencias, más tardaremos en recuperarnos», concluye.