Inicio Internacional Londres congela los activos al testaferro colombiano de Maduro, Álex Saab

Londres congela los activos al testaferro colombiano de Maduro, Álex Saab

55
0

El Gobierno británico anunció sanciones contra dos contratistas colombianos por malversación en Venezuela, en el marco de una segunda ronda de sanciones globales anticorrupción, que incluye también a personalidades de Guinea Ecuatorial, Zimbabue e Irak.

El empresario colombiano Álex Nain Saab Morán y su socio Álvaro Enrique Pulido Vargas verán sus activos congelados en el Reino Unido, adonde tendrán prohibición de viajar «para garantizar que ya no puedan canalizar su dinero a través de los bancos británicos ni entrar en el país», precisó el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Los dos contratistas, vinculados al presidente Nicolás Maduro, fueron sancionados «por explotar dos programas públicos de Venezuela creados para suministrar a los venezolanos pobres alimentos y viviendas a precios asequibles». Según el Reino Unido, «se beneficiaron de contratos adjudicados indebidamente, en los que los bienes prometidos se entregaban a precios muy inflados». «Sus acciones causaron más sufrimiento a los venezolanos, ya golpeados por la pobreza, para su propio enriquecimiento privado», agregó el comunicado.

Presunto testaferro de Maduro, Saab, detenido en junio de 2020 en Cabo Verde, está acusado también por el departamento del Tesoro estadounidense de haberse aprovechado desde 2016 de contratos sobrevalorados vinculados al plan de ayuda alimentaria de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) venezolanos. La trama incluiría a tres hijastros del presidente venezolano, así como a 13 compañías en varios países y operaciones ilegales en el sector del oro en Venezuela.

Entre los otros sancionados por el Gobierno británico, destaca Teodoro Obiang Mangue, vicepresidente de Guinea Ecuatorial e hijo del actual presidente.

El Reino Unido lo acusa de «malversación de fondos estatales hacia sus propias cuentas bancarias personales, acuerdos de contratación corruptos y solicitud de sobornos, para financiar un estilo de vida fastuoso» que incluye la compra de una mansión de 100 millones de dólares en París y un jet privado de 38 millones de dólares. Completan la lista el gobernador de la provincia iraquí de Nínive, Nawfal Hammadi Al-Sultan, y el empresario zimbabuense Kudakwashe Regimond Tagwirei.

«Las medidas que hemos tomado hoy van dirigidas a individuos que se han llenado los bolsillos a costa de sus ciudadanos», afirmó el canciller británico, Dominic Raab, denunciando el «efecto corrosivo» de la corrupción que «drena la riqueza de las naciones más pobres, mantiene a su gente atrapada en la pobreza y envenena el pozo de la democracia».

En Venezuela, el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, hizo público un comunicado en el que el Gobierno de Maduro manifiesta su «categórico rechazo» a la decisión del Ejecutivo británico de sancionar a Saab y Pulido.

«Esta decisión, contraria al derecho internacional, refleja la inmoralidad del Gobierno británico al erigirse como supuesto juez anticorrupción en el mundo, mientras actúa como uno de los principales responsables del robo de activos pertenecientes a todos los venezolanos», ha expresado el Ejecutivo de Maduro.

Asimismo, ha demandado que sea «investigado y castigado» el «daño en vidas humanas y limitaciones para la atención a la pandemia como consecuencia del secuestro de recursos de Venezuela en Reino Unido».

Esta misma semana, Londres ratificó que el gestor de los recursos venezolanos en el Reino Unido es el presidente interino Juan Guaidó.