Inicio Principal Paz Padilla: «Casi todos los días llamo por teléfono a Antonio»

Paz Padilla: «Casi todos los días llamo por teléfono a Antonio»

39
0

La playa de Zahara de los Atunes (Cádiz), lugar donde en octubre de 2016 se celebró la boda entra Paz Padilla y Antonio Vidal, fue el escenario de la nueva entrega de ‘Mi casa es la tuya’.

Antonio, fallecido a causa de un tumor cerebral en julio de 2020, estuvo muy presente en la entrevista a la actriz y presentadora andaluza, protagonista del segundo programa de la nueva temporada, tras el dedicado a

Isabel Díaz Ayuso
.

La particular filosofía con la que la cómica se tomó la enfermedad y muerte de su marido, ya había protagonizado una extensa entrevista en su día en

‘Sábado Deluxe’
, donde dejó titulares como calificar de «momento mágico» el último suspiro de Antonio, en julio del pasado año. Muchos de los pasajes se repitieron.

Empezaron hablando de su libro, ‘El humor de mi vida’, en el que habla, claro, del amor de su vida, Antonio, y del fallecimiento de su madre. Es un canto a la vida con la muerte como punto de partida.

El amor
Se conocieron muy jóvenes. Él tenía 17. Ella, de 14, le propuso ser novios: «A todos los tíos les he tenido que pedir salir yo. Nadie se me ha declarado, Bertín». Eso sí, asegura que todos han dicho que ‘sí’ a sus propuestas amorosas.

Él, un serio estudiante de Derecho, no comprendió que se convirtiese en artista. «Me quería mucho, pero no entendía mi forma de ser». Ella se fue a Madrid. Primero mantuvieron la relación. A distancia. Pero al final separaron sus caminos porque, cuando se veían, solo discutían.

Paz se casó, tuvo una hija, su marido la dejó e hizo una fiesta de divorcio, con «espuma y castillos hinchables». Antonio se casó y también se separó. Así que se reencontraron años después, en 2012. «Qué error cometí de querer cambiarte», le dijo de entrada su amor de juventud. Se casaron en 2016.

La enfermedad
Un día Antonio se encontró mal. Se fueron a Urgencias. En la sala de espera él no fue capaz de decir el nombre de su mujer. El médico fue claro: «Su marido tiene un tumor cerebral. Lo más probable es que le quede muy poco tiempo de vida». Ella recibió la noticia «monísima», «porque iba a ‘Pasapalabra’», de invitada. Lo hubo que operar de urgencia.

Empezó a leer sobre la muerte.

Le afectó en el trabajo, donde muy poquitos estaban enterados de la situación. «Me llegaron a decir que no estuve al cien por cien». Esto les dijo: «No estuve al cien por cien para ustedes, pero sí para mi marido».

Llegada la hora, hubo funeral. Avisó de que no sería normal: «Voy a bailar en la iglesia». Lo hizo. También fuera de ella, en la playa.

La imputación
Su Antonio fue imputado junto a 30 personas por el escándalo de los cursos de formación. «A Antonio lo hundió. Como era el novio de Paz Padilla, salió en todas las portadas. Él era un tipo modesto, honrado».

Coincidió en una boda con la jueza que cerró el caso. «Yo creo que esto lo enfermó, lo mató», le contó a la magistrada. Cuando murió, Antonio solo tenía 53 años y mucho estrés.

En esa boda pilló, al vuelo, el ramo de la novia. Lo depositó, horas después, en la tumba de su marido.

Paz Padilla se abraza a Bertín durante la entrevista

Telecinco
El duelo
Así sobrelleva el dolor: «Yo lloro todos los días, pero no todo el día. Hago mi meditación, que a mí me ha salvado la vida. Lloro un poquito y luego ya a la calle, a vivir la vida». «Aunque yo me entierre en vida no va a volver», se repite.

Recomendó al presentador a meditar, y fue entonces cuando se produjo el momento más gracioso de la entrevista:

Paz Padilla: ¿Quién eres tú, Bertín?

Bertín: No sé. Vamos a tomarnos algo [risas].

Entre sus rutinas también figura marcar el número de móvil de Antonio. «Casi todos los días lo llamo por teléfono. Lo tengo en ‘favoritos’». La respuesta que recibe («este teléfono no existe») no le hace desistir. «No existe, pero sé que él está ahí», sostiene.

Anoten su consejo: «Ser feliz es muy fácil. Solo hace falta amor».

Una foto de Paz y Antonio

Telecinco
Los pilares
Todo lo ha hecho Paz con el apoyo de su familia. La vimos con sus hermanos, en la casa familiar. Y con su hija Anna, su yerno y otros amigos en un chiringuito playero propiedad de su hermano.

«Se derrumba casi todos los días. Es algo muy duro que no puedes elegir cómo te pasa, pero sí cómo lo afrontas», contó Anna de su madre. No entiende todo lo que hace, pero la apoya sin fisuras.

Anna, hija de Paz Padilla

Telecinco
Abierta al amor
Paz Padilla está abierta a volver a enamorarse. «Estoy en una aplicación», confesó.

Bertín Osborne, quizá indiscreto, reveló que una de las Azúcar Moreno («creo que Toñi») también busca el amor por esa vida digital. «Los que más me gustan son los suecos. Yo te voy a meter, Bertín», dijo Padilla, quien al final acabó convenciendo al cantante para meditar. No se lo tomó muy en serio.

Una sesión de meditación puso el punto final a la entrevista

Telecinco