Inicio Principal Cómo Sharon Stone volvió a la vida tras ver «la luz blanca»

Cómo Sharon Stone volvió a la vida tras ver «la luz blanca»

90
0

‘La belleza de vivir dos veces’. Así se titula la biografía de Sharon Stone, que anoche fue entrevista por ‘El Hormiguero’ desde su residencia en Los Angeles (Estados Unidos).

«Podría haber escrito cinco libros», empezó diciendo la protagonista de ‘Instinto básico’. El que se ha publicado se lo ha dedicado a su madre. «Lo que he descubierto es que nunca puedes conocer la historia total de tu vida si no conoces la de tus padres», aconsejó.

Sharon Stone sobrevivió a un ictus hace veinte años, según contó Pablo Motos, quien centró en este incidente el primer tramo de la entrevista. En realidad, según contó ella, «fue más que un ictus, se produjo una rotura de mi arteria cerebral izquierda y tuve una hemorragia durante nueve días».

Llegó a creerse muerta. «Ves esa luz blanca a lo lejos y sientes que te sales de tu cuerpo. Es una experiencia que hay gente que piensa que es algo espiritual y gente que piensa que es algo científico, del cerebro. Yo pienso que es probablemente ambas cosas. Me ha transformado a nivel espiritual», contó.

«Sufres muchas secuelas. Tuve pérdida de memoria, a corto y a largo plazo. También perdí audición en parte del oído izquierdo y tenía problemas de tartamudez. Además, no sentía la pierna izquierda desde la cadera hasta la rodilla. Tuve que volver a aprender a andar, a hablar, a leer y a escribir. Fue casi empezar de cero», enumeró. Aprendió a hablar y andar en los primeros seis meses gracias «a la medicación adecuada». La pierna izquierda la recuperó «más de un año después». «Y el oído lo tengo casi recuperado aunque me queda algún problemilla», detalló. Dejó el rostro para el final: «Y tenía un lado de la cara caído y tuve que ponerme botox y cosas por el estilo para que se me volviese a colocar en el sitio». Sigue entrenando para llegar al cien por cien.<blockquote class=»twitter-tweet» data-width=»550″><p lang=»es» dir=»ltr»>.<a href=»https://twitter.com/sharonstone?ref_src=twsrc%5Etfw»>@sharonstone</a> nos habla del ictus que tuvo, algo que le cambió la vida <a href=»https://twitter.com/hashtag/SharonStoneEH?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw»>#SharonStoneEH</a> <a href=»https://t.co/tWqln2G8A4″>pic.twitter.com/tWqln2G8A4</a></p>&mdash; El Hormiguero (@El_Hormiguero) <a href=»https://twitter.com/El_Hormiguero/status/1401997997953724417?ref_src=twsrc%5Etfw»>June 7, 2021</a></blockquote>
<script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

Abusos en la infancia
Habló mucho de su familia. Lo hizo, por ejemplo, de la enfermedad su padre, al que diagnosticaron un cáncer de esófago terminal. Le dieron tres meses de vida porque el tumor estaba fuera del órgano y esto lo convertía en inoperable. Le dijimos que meditase para que se metiese dentro. «Mi padre me dijo que bebería pis de mono si con eso solucionaba todo. Se puso a meditar y consiguió que el tumor se retrajera el interior del esófago, que fue algo milagroso. Se lo pudieron operar y sobrevivió».

Rememoró también un recuerdo familiar duro, que aborda también en el libro. Siendo niña sufrió abusos por parte de su abuelo. «Te deja cicatrices. He tenido que hacer mucha psicoterapia y por eso he podido escribir este libro». Aprovechó la ocasión para pedir que, con los niños, no solo hay que estar pendiente de los piojos y de los dientes, «comprobar si tus hijos están sufriendo abusos es tan importante como si tienen caries o piojos, y en todos los colegios tendría que haber estas comprobaciones».

Pero no todo van a ser dramas familiares. Así que levantó risas recordando la habilidad de su abuela por parte de padre, que era irlandesa. «Era muy buena carterista. Tenía vajillas de todos los hoteles donde se había alojado. Y a mí me enseñó la técnica, me enseñó a ser una buena carterista.». Contó que en una ocasión, en un hotel de Praga, bromeó con una amiga sobre sus habilidades. Ella no la creyó, hasta que se levantaron de la mesa. «Había metido su vajilla entera en su bolso. Era dentro del hotel. No no los llevamos de allí», matizó.

Repaso a su filmografía

Motos hizo un breve repaso a su filmografía. Recordó que su primer papel se lo dio Woody Allen en ‘Stardust Memories’. «Conmigo siempre ha sido extraordinario», remarcó. Ella iba a ser una simple extra, pero falló una actriz a última hora así que el director pensó que podría ser una buena sustituta. Antes quiso charlar con ella. «Yo estaba leyendo sobre cómo explicarle el infinito a un niño. Y hablamos de eso media hora». En esa película, el director de fotografía Gordon Willis le dijo que tenía «ese factor misterioso» que convierte a las actrices en estrella.

Rodó con Arnold Schwarzenegger
‘Desafío total’, película para la que tuvo que engordar doce kilos y aprender artes marciales.

Antes de empezar la entrevista, El Monaguillo se permitió un chiste cuando Motos le rogó silencio durante la entrevista. «Yo, ‘cruce de piernas’ y me callo», respondió el humorista. Fue la única mención que se hizo a la escena más famosa de la filmografía de Sharon Stone, el cruce de piernas de ‘Instinto básico’. A los pocos días del estreno, sintió por primera vez la fama, cuando paró con su coche en un semáforo en ‘Sunset Boulevard’. «De repente se apilaron todos en la parte delantera de mi coche. Empecé a pitar y arranqué muy despacio».

Un favor a Banderas
El presentador no le preguntó a Sharon Stone por la película que rodó en España antes de ser famosa, ‘Sangre y arena’. Según contó en su día un destacado miembro del equipo la actriz se comportó de una manera un tanto borde durante aquel rodaje, en la que fue rebautizada como «Charito Piedra». Quizá por eso el presentador no quiso recordarle aquella experiencia. Así que la cuota española quedó reducida a Antonio Banderas. «Era tan valiente, tan simpático y tan cariñoso», recordó del día en que se conocieron. Fue en la gala de los premios Oscar. El malagueño había protagonizado ‘Los reyes del mambo tocan canciones de amor’. «Sabía que iba a ser una estrella y pedí presentar un premio con él. Me dijeron: ‘Ese chico no habla inglés’. Pero dije que eso era igual», contó divertida. Así que fue su recomendación la que permitió a Banderas subir al escenario de los premios Oscar.