Inicio Principal Marlaska intenta aplacar la indignación de las víctimas de ETA tras más...

Marlaska intenta aplacar la indignación de las víctimas de ETA tras más de un año ‘desaparecido’

82
0

El 5 de marzo de 2020, antes de que la pandemia estallara oficialmente en España, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se reunió con la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). En la organización que preside Maite Araluce estaban especialmente molestos por el entonces incipiente goteo de traslados de presos etarras hacia cárceles cercanas al País Vasco.

Marlaska les aseguró aquel día que no habría un acercamiento en bloque. Y cumplió con su palabra. Los movimientos entre prisiones no se han realizado de golpe, sino un viernes tras otro hasta llegar al momento actual, cuando el Gobierno acaba de rubricar la transferencia de las competencias sobre prisiones con los nacionalistas y apenas quedan diez presos de la banda terrorista por ser trasladados, como denuncia la AVT.

Mañana, más de un año después del último encuentro, el ministro volverá a verse con las víctimas y recibirá a la AVT, según figura en la agenda oficial que el titular de Interior publica en su página web oficial. La cita tendrá lugar en el Ministerio en un momento en el que los ánimos de las víctimas, después de que el Gobierno entregara las cárceles al Ejecutivo vasco, están especialmente crispados.

Varios portazos
Si en este tiempo no se han producido reuniones ha sido porque el ministro Marlaska no ha encontrado un hueco en su agenda. O al menos eso denunció la propia Araluce en una conversación con ABC en noviembre del año pasado. Charlando sobre la interlocución que mantenía la AVT con el Gobierno, Araluce lamentó que Pedro Sánchez no les hubiera recibido desde que llegó a La Moncloa y que el propio Marlaska les hubiera cerrado la puerta en más de una ocasión. «Desde que empezaron a traspasar sus propias líneas rojas ni nos recibe», dijo Araluce en alusión al ministro.

Las críticas recibidas por el Gobierno -surgidas a raíz de la cesión de las cárceles a sus socios del PNV- y por Marlaska -después de los continuos acercamientos de etarras- han sido numerosas. Sin ir más lejos, desde el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) avisaron ayer mismo que vigilarán muy de cerca que las puertas de las cárceles vascas no se abran antes de lo debido en algunos casos.

La lista de víctimas de ETA que han mostrado su disconformidad con las decisiones del Gobierno en esta línea es muy larga. Casi como el periodo que ha pasado desde el último encuentro del ministro Marlaska con las víctimas.