Inicio Principal El Tsunami planeó colapsar Bruselas dos años para forzar la independencia de...

El Tsunami planeó colapsar Bruselas dos años para forzar la independencia de Cataluña

27
0

La Guardia Civil sitúa al exconsejero de Esquerra Xavier Vendrell como el líder del Tsunami Democràtic, esa plataforma, pretendidamente anónima, con la que el independentismo intentaba alimentar, dirigir y controlar las manifestaciones independentistas. Ahora, lo investigadores del caso Voloh han hallado en el teléfono móvil de Vendrell una nota, de la que no consta la fecha de confección, en la que e
l exconsejero detallaba un plan para colapsar dos años Bruselas (Bélgica).

En esa nota, a la que ha tenido acceso ABC, que Vendrell guardaba en el teléfono que la Guardia Civil le requisó cuando le detuvo el 20 de octubre de 2020, el supuesto líder del Tsunami deja claro el objetivo: «Acampemos hasta tener la libertad de presos y exiliados y la aceptación del resultado de un referéndum», recoge ese documento.

El Tsunami estudiaba, siempre según estos planes, que una gran marcha partiera de Barcelona el 1 de marzo para llegar en mayo a Bruselas. O, como alternativa, que la ruta pasase también por las principales capitales europeas, y cita París, Bruselas, Berlín, Praga, Viena, Roma y Ginebra.

¿Cómo lo harían? Las anotaciones de Vendrell establecían turnos de 20.000 personas, con relevos semanales, «preparados para resistir dos años». «Necesitamos que los dos millones de ‘indepes’ dediquen una semana cada dos años hasta la victoria», recalca la nota guardada por el exconsejero.

El documento también hace un boceto, a grandes trazos, de toda la infraestructura e intendencia necesarias para conseguir el objetivo. Tratarían de convencer a los ayuntamiento que consideraban «progresistas» para que habilitasen lugares para acampar y polideportivos. Y en camiones llevarían de un sitio a otro toda la «estructura de la acampada». El documento detalla cuáles serían: carpas dormitorio, módulos de cocina, módulos de baños, duchas con agua caliente, de lavandería, comedores y camiones frigoríficos.

Tampoco podrían faltar los generadores eléctricos y una «red permanente de wifi», pues nada tendría sentido si la movilización no pudiese difundirse con detalles a través de las redes sociales. La organización habría de preparar también, según estas anotaciones, una estructura para ofrecer comida y bebida a los fieles peregrinos secesionistas.

‘Merchandicing’ y folclore
El Tsunami repartiría también entre los asistentes miles de banderas europeas y con el logo de unas urnas, además de paraguas y sombreros con el logo de la Unión Europa. También se buscarían voluntarios para ir montando todas las infraestructuras en las diferentes acampadas y, como no, aportaciones económicas para la causa. No faltaría tampoco, según estos planes, la vertiente folclórica: ‘grallers’, ‘castellers’ y ‘cantaires’.

El informe de la Guardia Civil que da cuenta de estas notas encontradas en el teléfono de Vendrell no recoge la fecha en la que pudieron haberse confeccionado las mismas. En diciembre de 2017 el secesionismo, a través de Òmnium Cultural y de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), organizó una gran manifestación en Bruselas, que congregó a unas 45.000 personas. Desde luego, muy lejos de los planes secesionistas que escondía Vendrell en su teléfono, y que el informe no aclara si pueden ser de antes o de después de aquella marcha de Bruselas.

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, que encabeza la pesquisas de la macrocausa Voloh, ha remitido una parte de la causa sobre Tsunami a la Audiencia Nacional. Es una causa con varias piezas separadas, en las que se investigan desde delitos urbanísticos al supuesto desvío de fondos públicos para alimentar el ‘procés’. Xavier Vendrell es uno de los investigados.