Inicio Internacional Israel bombardea posiciones rebeldes en Siria en el mayor ataque desde 2018

Israel bombardea posiciones rebeldes en Siria en el mayor ataque desde 2018

11
0

Israel volvió a bombardear Siria por segunda vez en menos una semana y mató al menos a 57 personas, según el Observatorio Sirio de derecho Humanos (OSDH), lo que supone una de las operaciones más sangrientas desde 2018, que coincide con la despedida de Donald Trump de la Casa Blanca. Según el OSDH, organismo con sede en Londres, los israelíes lanzaron 18 ataques contra diferentes objetivos vinculados con la Guardia Revolucionaria de Irán a lo largo de la frontera entre Siria e Irak, entre las ciudades de Deir Ezzor y Al Abukamal.

La agencia oficial siria de noticas SANA confirmó los bombardeos citando fuentes militares, pero no aportó balance alguno de daños e Israel, como hace habitualmente, ni confirmó, ni desmintió lo sucedido. La agencia Ap indicó que esta vez fue Estados Unidos, que tiene una base con tropas en la zona, quien suministró la información al Estado judío.

Esta gran operación se decidió, según informaciones obtenidas por Ap, en un encuentro que mantuvieron el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, con el jefe del Mossad, Yossi Cohen, en el Café Milano de Washington. El objetivo principal fue un almacén de armas empleado por los iraníes donde además de armas habría también componentes necesarios para el desarrollo de su programa nuclear. Estos fueron los datos filtrados a la agencia estadounidense por parte de «agentes de inteligencia» que mantuvieron el anonimato.

Apoyo iraní a Al Assad
El Ejército israelí admitió en diciembre haber realizado en 2020 cincuenta operaciones en la vecina Siria. Consultado por este último ataque en la radio pública, el ministro responsable de las colonias en Cisjordania, Tzachi Hanegbi, declaró que Israel golpeará a objetivos vinculados con Irán en Siria «siempre que nuestra inteligencia lo considere oportuno y nuestra capacidad operativa lo haga posible».

Junto a Rusia, la república islámica es el gran apoyo de Bashar al Assad y esta parte de la frontera con Irak, en los alrededores de Al Bukamal, es una zona sensible porque se considera el principal punto de paso de suministros entre Teherán y Damasco.

Los últimos días de Trump en el poder han elevado la tensión en la región ante la posibilidad de un ataque directo a Irán a causa de su programa nuclear.