Inicio Principal Multas de 200 euros a los patinetes y bicis por circular por...

Multas de 200 euros a los patinetes y bicis por circular por las aceras

59
0

Con la llegada del nuevo año, es decir, desde el pasado día 2 de enero de 2021, los llamados vehículos de movilidad personal, entre los que se encuentran los patinetes y bicicletas eléctricas, son considerados vehículos a todos los efectos y sus conductores están obligados a cumplir las normas de circulación, como el resto de conductores de coches y motos. Esto supone que, entre otros aspectos, no podrán circular por las aceras compartiendo espacio con los peatones.

Estas novedades responden a la entrada en vigor hoy del RD 970/2020 por el que se modifica el Reglamento General de Vehículos y el Reglamento General de Circulación, dos textos normativos que se aprobaron en Consejo de Ministros el pasado 10 de noviembre.

La DGT define a los«vehículos de movilidad personal» en el Reglamento General de Vehículos, como «vehículos de una o más ruedas dotados de una única plaza y propulsados exclusivamente por motores eléctricos» que pueden proporcionar una velocidad máxima por diseño comprendida entre 6 y 25 km/h. Solamente pueden estar equipados con un asiento o sillín si están dotados de sistema de autoequilibrado. Esta definición excluye a los vehículos para personas con movilidad reducida.

Desde el primer día hábil de 2021 están sometidos a las mismas tasas máximas de alcohol permitidas por la Ley de Seguridad Vial, así como a la prohibición de conducir con presencia de drogas en el organismo. Tampoco pueden llevar auriculares puestos, ni hacer uso del móvil o cualquier otro dispositivo mientras va conduciendo.

Además de no poder circular por las aceras también tienen prohibida la circulación en vías interurbanas, travesías, autopistas, autovías o túneles urbanos. En el caso de invadir aceras sería de aplicación «el artículo 121 del Reglamento de Circulación», que lleva aparejada una sanción de «200 euros».

Normas para ciclistas y peatones
Pero además de los conductores de los vehículos de movilidad persona, también los ciclistas como los peatones deben respetar las normas de circulación, ya que de lo contrario se arriesgan tanto a recibir una multa como a resultar herido o incluso fallecer como consecuencia de un accidente.

Así, conducir una bici con unos auriculares puestos, en sentido contrario a la circulación, por la acera, o sin casco son algunos delos casos que pueden ser, además de peligrosos, sancionables. Las multas más comunes para los ciclistas son, en primer lugar, la impuesta por saltarse una señal vertical, como un STOP o ceda el paso. Debemos respetarlos exactamente igual que cualquier otro vehículo. Si te los saltas, las multas en bici pueden ir de los 120 a los 200 euros.

En segundo lugar figura el circular en sentido contrario, un comportamiento muy extendido entre los ciclistas, aunque sólo se trate de un pequeño tramo de calle. Circular en sentido contrario a la vía está totalmente prohibido, con sanciones que oscilan entre los 150 y los 500 euros.

Desde mediados de 2014, los ciclistas menores de 16 años están obligados a llevar casco bajo cualquier circunstancia. Para los adultos, el casco es obligatorio en caso de circular por vías interurbanas o, lo que es lo mismo, fuera de la ciudad. La multa por no usarlo asciende a 200 euros.

Las bicicletas son vehículos. Y por lo tanto, del mismo modo que los vehículos a motor, no pueden circular a sus anchas por la acera. Los ciclistas están obligados a circular por el carril bici o, en el caso de que no lo hubiera, por la carretera como el resto de vehículos a motor. Las multas en bici mínimas se establecen en 60 euros, con indemnizaciones de hasta 10.000 euros en el caso de atropellar a un peatón.

Igual que los coches y motos deben llevar encendidas las luces entre la puesta de sol y el amanecer, también hay que hacerlo en bici. Tanto en vías interurbanas, como en túneles o en condiciones de baja o nula visibilidad, los ciclistas están obligados a llevar una luz delantera blanca y una trasera roja, además de alguna prenda de vestir con elementos reflectantes cuando se circula fuera de la ciudad. De no hacerlo, nos encontraremos con multas en bici de hasta 200 euros.

Al tener consideración de vehículos, una bicicleta sólo puede manejarse con las facultades psicomotoras de su usuario en perfecto estado de revista. Pedalear con una alta tasa de alcohol en sangre o bajo los efectos de sustancias psicotrópicas es, igual que sucede con los vehículos a motor, sancionable con una multa de hasta 500 euros.

En la carretera, aunque sea en bici, hay que tener alerta los 5 sentidos. Por eso, los auriculares en bici están prohibidos. Esta actividad aísla al ciclista de su entorno y distrae su atención, favoreciendo todo tipo de accidentes imprevisibles. La sanción ronda los 190 euros.

Hacer equilibrismos en la bici no está bien. Así lo considera la DGT, que a quien lo haga le puede poner multas en bici de hasta 500 euros, en función de la infracción, su gravedad y sus consecuencias.

Responsabilidad como peatones
Los peatones tampoco están libres de recibir una multa si comenten una infracción, con importes que pueden llegar hasta los 1.000 euros. Los peatones están obligados a someterse a pruebas de alcoholemia y drogas cuando se ven implicados en accidentes o hayan cometido alguna infracción, y esa es la multa que les pueden imponer si se niegan a hacerse la prueba.

Dependiendo de la normativa de cada municipio, 200 euros es el importe de la posible multa por cruzar la calzada cuando el semáforo de peatones está en color rojo. También esta será la multa para los ocupantes de un vehículo, ya que están obligados a ponerse un chaleco reflectante cuando salgan del mismo y ocupen la calzada o el arcén en vías interurbanas, y pueden recibir una multa si no se lo ponen.

La multa será de 80 euros en los siguientes casos: Por atravesar la calzada fuera del paso de peatones existente, sin haberse asegurado de que puede hacerse sin riesgo ni entorpecimiento indebido. Por no circular por la izquierda fuera de poblado o en un tramo de poblado incluido en una carretera que no disponga de espacio reservado para peatones. Por no obedecer la señal de entrada prohibida a peatones (por ejemplo, caminar en tramos de autovía o autopista). Y por circular en grupo sin hacer fila por la calzada o el arcén, en condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan la visibilidad sin llevar las luces reglamentarias o reflectantes.

Y en mayo, nuevos límites de velocidad
Además de estas modificaciones que ya han entrado en vigor, a partir del mes de mayo regirán los nuevos límites de velocidad en vías urbanas:

• 20km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera.

• 30km/h en vías de un único carril por sentido de circulación.

• 50km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

La DGT fundamenta esta reducción de los límites de velocidad vigentes hasta ahora en el que los vehículos tienen que compartir espacio y convivir en las ciudades con motos, bicicletas, vehículos de movilidad personal y peatones. Además este organismo justifica la medida en la demanda que numerosas ciudades han realizado a la DGT para que realizara un cambio normativo que les permita desarrollar adecuadamente los nuevos modelos de ciudad.

Esta reducción de la velocidad se aprobó en el Consejo de Ministros del pasado 10 de noviembre, pero su entrada en vigor será el próximo 11 de mayo, tras un periodo de seis meses para facilitar que las administraciones locales dispongan de plazo suficiente para adaptar la señalización y realizar los cambios necesarios que requieren estos nuevos límites.