Inicio Internacional Millones de norteamericanos, sin ayudas económicas por el bloqueo político

Millones de norteamericanos, sin ayudas económicas por el bloqueo político

39
0

EE.UU. tiene por delante un invierno largo y difícil por la pandemia y el caos político que vive el país solo empeorará las cosas. Ayer, el mismo día en el que el país batía el récord de hospitalizaciones, un grupo de senadores republicanos y demócratas presentó una propuesta de plan de rescate económico para desatascar el bloqueo legislativo que hace peligrar el sustento de millones de personas. Muchas de las partidas aprobadas en marzo para rescatar la economía expiran a final de año y la Casa Blanca y el Congreso han sido incapaces de aprobar una extensión durante meses de negociaciones. Es difícil que la propuesta, que dedicaría 900.000 millones de las arcas públicas a minimizar el impacto de la crisis, salga adelante. Y queda por delante un previsible aumento de casos después de que millones de estadounidenses viajaran durante los festivos de Acción de Gracias y con la Navidad a la vuelta de la esquina.

La propuesta de rescate la presentaron media docena de senadores centristas de ambos partidos. Su plan es un conjunto de concesiones a las posiciones iniciales de demócratas -que exigen un plan amplio de gasto- y de republicanos -que optan por medidas cosméticas-. Propone una ayuda al desempleo de 300 dólares al mes -la mitad de los 600 que han defendido los demócratas-, 160.000 millones para gobiernos estatales y locales -una concesión para los demócratas, a pesar de que exigían una partida muy superior-, 288.000 millones para pymes -de donde saldría la extensión de un plan de protección de salarios- y partidas adicionales para transporte, hospitales, colegios o préstamos estudiantiles. El plan no incluye otro envío de cheques de hasta 1.200 dólares, como se hizo en primavera, algo por lo que apostaban tanto Trump como la líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Acuerdo de mínimos
Es un acuerdo de mínimos, muy por debajo de lo que exigen muchos demócratas y más ambicioso de lo que podrían aceptar buena parte de los republicanos. En el clima político polarizado de EE.UU., es difícil que sobreviva. Ello a pesar de que el día después de la Navidad doce millones de estadounidenses se quedarán sin la ayuda económica con la que han seguido adelante en los últimos meses.

«Las perspectivas económicas son extraordinariamente inciertas», reconoció ayer el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en una comparecencia en el Congreso, en la que defendió la aprobación de algún tipo de ayuda. El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, dijo que cualquier paquete debería ser «centrado en algunos puntos» y propuso una cantidad de 300.000 millones, algo insuficiente para los demócratas.

La aprobación de cualquier plan de estímulo es también complicada por el momento de transición entre Administraciones. Trump, que negoció sin éxito con los demócratas en el verano y antes de las elecciones ampliar el paquete de ayuda, parece ahora desinteresado, con toda la atención y esfuerzos puestos en combatir el resultado de las urnas. Biden, no tiene excesivo margen de maniobra hasta que no llegue a la Casa Blanca, el 20 de enero. Ayer, en la presentación de su equipo económico, defendió que EE.UU. necesita un plan «robusto» contra la crisis económica del covid, pero también reconoció que en este periodo, con un presidente saliente, lo urgente es aprobar al menos un paquete modesto que suponga un «comienzo».

«La ayuda está en camino», dijo Biden en su discurso, aunque los millones que se quedarán sin ayuda tras la Navidad necesitan un acuerdo legislativo, más que buenas palabras del presidente electo