Inicio Principal Nacho hace invisible a Lukaku

Nacho hace invisible a Lukaku

36
0

En el decisivo partido de Valdebebas de hace tres semanas, de victoria agónica (3-2) de los blancos, con Carvajal y Odriozola lesionados, tuvo que ser Lucas el que hiciera de lateral derecho improvisado. Un extremo jugando de lateral, pero de manera brillante. Partido redondo del gallego, como anoche en San Siro, donde en su posición natural volvió a mofarse de esos injustos memes que circulan por las redes sociales a la mínima que baja un milímetro su nivel. Un canterano sacando la cara en un partido con etiqueta final. La historia se repitió ayer en San Siro, esta vez con Nacho Fernández

Futbolista criado en La Fabrica desde los 11 años, su perfil de actor secundario le ha mantenido siempre fuera de los titulares, pero es Nacho uno de esos futbolistas que siempre tienes que tener en la plantilla del Real Madrid. De la casa, humilde, trabajador y apagafuegos. Vale para cualquier posición de la defensa y en todas ellas es muy complicado que su nota baje del notable. Actualmente es el cuarto central del equipo, pero no lo parece, ni de lejos. Ante un ‘bicho’ como Lukaku, Nacho dio un clínic de cómo defender a uno de los mejores delanteros de Europa.

La envergadura del ariete belga hace que cualquier defensa rival parezca un gnomo a su lado. Cierto es que Nacho no es un defensa alto ni corpulento, pero tiene otras muchas facultades que anoche utilizó con inteligencia. En el cuerpo a cuerpo nada tenía que hacer Nacho, pero sí en anticipación y mejor lectura de la jugada, situaciones en las que ganó ganó claramente la batalla a Lukaku.

No pudo nunca supera el belga al defensa blanco, inteligente a la hora de no concederle espacios para correr y astuto para dejarle los metros suficientes para pensar demasiado. Ahí es dónde todas las buenas virtudes de Lukaku se paralizan y se convierte en un delantero vulgar. Buen trabajo del canterano, ayudado también con nota por Varane, que por fin firmó con trazo grueso un examen sin Sergio Ramos. Entre los dos, Lukaku, y también Lautaro, parecieron dos niños jugando contra adultos.