Inicio Principal El minuto 93, otra vez mágico para el Real Madrid

El minuto 93, otra vez mágico para el Real Madrid

24
0

Desde que Zidane regresó al Real Madrid, en marzo del pasado año, el entrenador francés nunca ha repetido una sola alineación y así sigue siendo, pero por primera vez en este año y medio como entrenador blanco –de su segunda etapa–, estuvo a punto de hacerlo. No fue así porque Nacho salió del clásico lesionado. Lucas, brillante en el Camp Nou de lateral derecho improvisado cuando le tocó sustituir al hermano mayor de los Fernández, fue la única novedad en un Borussia Park vacío por decisión de última hora de las autoridades alemanas.

El premio a los triunfadores del Camp Nou estaba más que justificado y así se demostró durante los primeros treinta minutos en Monchengladbach, donde el Madrid jugó sus mejores minutos de la temporada liderado por un buen Asensio, seguramente el más vistoso desde su grave lesión de rodilla. El balear, de menos a más ante el Barcelona, continuó con su crecimiento ante el Borussia siendo el mejor de los blancos, pero su actuación, como la del resto de sus compañeros, quedó ensombrecida desde el 1-0 de los alemanes, resultado que provocó confusión en los de Zidane y que les dejó muy cerca de una derrota que hubiera dado pasa a un drama: «El contenido del partido ha sido muy bueno y siempre hemos creído. Merecimos el empate y quizás un poco más. Me quedo con la reacción y el carácter que hemos demostrado. Estoy convencido que vamos a pasar de la fase de grupos», explicó Zidane.

Nunca antes el Real Madrid ha perdido sus dos primeros partidos de la fase de grupos y nunca ha quedado eliminado en esta primera ronda de la competición. Lo primero estuvo muy cerca de suceder, y lo segundo está cuesta arriba pero tiene solución. Está tan enloquecido el grupo, que los dos grandes favoritos para meterse en octavos estarían ahora mismo fuera de los dieciséis mejores de la competición. En una Champions tan extraña, donde según el país donde juegues te puedes encontrar con público en las gradas o con el silencio del cemento, el Madrid se topa con una situación compleja. O gana su doble duelo contra el Inter de la tercera y cuarta jornada, o puede verse fuera de la Champions en diciembre.

Casemiro, asistencia y gol
De momento, no es así gracias al gen ganador del club con más Copas de Europa. Con 2-0 en el marcador, y con un horizonte muy complicado por delante, el Real Madrid tiró de orgullo y bemoles para empatar un 2-0 cuando el cronómetro ya agonizaba. Balones colgados al área, con Ramos y Casemiro ejerciendo de delanteros, ambos clave en el feliz desenlace. El capitán asistió al brasileño, que a su vez ejerció de asistente en el 2-1 de Benzema, en un 2-2 final logrado en el minuto 93, tan mágico en la historia reciente del Real Madrid: «Este escudo siempre dice que no podemos rendirnos y que tenemos que pelear hasta el final. Hemos peleado hasta el final y este es el camino. Sabemos que no estamos en una situación cómoda, pero hemos jugado bien y el punto logrado es muy importante».