Inicio Principal La Bruja Avería y los Electroduendes, de «La Bola de Cristal» a...

La Bruja Avería y los Electroduendes, de «La Bola de Cristal» a Valencia, pasando por Valladolid

14
0

La Bruja Avería y los electroduendes de La Bola de Cristal, marionetas icónicas de la televisión española de los años ochenta, han recuperado su frescura de la mano del escultor Juan Villa antes de viajar a su nueva casa, el Museo Internacional de Títeres de Albaida (Valencia).

«Me crié con estos personajes. Era de aquellos críos que estaba los sábados por la mañana pegado al televisor con un poco de miedo y fascinación por la bruja y los electroduendes», rememora a Efe Villa, quien ha acogido en su taller de Cubillas de Santa Marta (Valladolid) las piezas originales 36 años después de su debut en la pequeña pantalla para restaurarlas antes de ocupar las vitrinas del museo.

Gracias al empeño que le pone alguien a quien le apasiona su trabajo,la Bruja Avería y el resto de la tropa han pasado un verano de chapa y pintura bajo el máximo rigor hasta conseguir un resultado satisfactorio. Explica Villa que, al igual que una pintura o una escultura, el proceso de restauración de estas marionetas debe ser riguroso,«porque hay un límite que no se puede pasar, si lo haces sería todo artificial y no tiene ningún sentido».

El escultor siente al restaurar a los personajes de La Bola de Cristal lo que sería para un especialista en escultura hacerlo con una pieza de Chillida, o uno de pintura con un cuadro de Kandinski.

«Es un privilegio tener entre tus manos estas piezas que creó un compañero y poderle dar tu cariño y el honor que se merece. Desgraciadamente en muchas ocasiones todo esto acaba en la basura, perdido o roto. Es mucho trabajo el que hay detrás, y en este caso es parte de la historia de la televisión», confiesa.

Las primeras, de vinilo
Las piezas originales estaban formadas de vinilo y solo se usaron en la primera temporada, ya que se estropeaban más y la necesidad de restaurarlas hizo que se fabricaran varios lotes de látex para facilitar el trabajo en rodaje, copias que parece que se han perdido.

Villa considera que el que las originales estén fabricadas en vinilo ha hecho que sigan en buen estado 36 años después del inicio del programa, aunque reconoce que al recogerlas «tenían sus cosita», por ejemplo el pelo de la marioneta de Maese Sonoro, que era de animal, estaba totalmente perdido, por lo que lo han reintegrado en una peluca artificial.

El escultor vallisoletano, primero como consumidor del programa y ahora como restaurador de las marionetas, valora la Bola de Cristal por ser un programa «muy moderno y fresco, incluso a día de hoy, por su creatividad, era una explosión».

En las entrañas de su taller, donde te cruzas con Frankenstein, el reparto entero de Star Wars y decenas de piezas que se utilizan en el programa de televisión Cuarto Milenio, Villa y otro restaurador han trabajado durante un mes en la Bruja Avería y los electroduendes, que ahora irán al Museo Internacional de Títeres de Albaida, organismo que las adquirió.

El vallisoletano agradece que vayan a parar a un museo, pues de esta manera se evitarán los posibles daños que puedan sufrir con el paso del tiempo al tener controlada la temperatura, la humedad y que no les de la luz directa del sol.

«Ha sido como tener una temporada y poder disfrutar un Giacometti, que es uno de mis escultores predilectos. Toda la gente que nos criamos en esa época lo veíamos. No teníamos otra oferta, pero esa oferta era muy buena. Todo el mundo ha hecho un viaje al corazón tremendo».