Inicio Nacional Josu Ternera vivirá su arresto domiciliario en un apartamento en pleno centro...

Josu Ternera vivirá su arresto domiciliario en un apartamento en pleno centro de París

17
0

José Antonio Urruticoechea, más conocido como Josu Ternera, cuenta las horas para salir de la cárcel. El sanguinario miembro de ETA ha recibido el aval de la justicia francesa para avanzar hacia un régimen de arresto domiciliario, y este mismo jueves podrá abandonar el centro parisino de la Santé.

El Tribunal de Apelación de París autorizó la tarde de ayer la salida de prisión de Ternera por motivos de salud. Sus abogados habían apelado al cáncer que le fue detectado años atrás, así como a otras enfermedades de diversa índole, para que el etarra disfrutara de un régimen de arresto domiciliario ante el riesgo de contraer el coronavirus.

Ternera deberá presentarse esta mañana en los servicios penitenciarios y posteriormente será libre de dejar la cárcel de la Santé, a la que fue trasladado tras ser detenido gracias a la Guardia Civil en mayo del año pasado en los Alpes franceses.

La Justicia francesa había dado ya muestras de su disposición a la concesión de ese régimen de arresto domiciliario, que será efectivo durante un periodo de seis meses. La presidenta de la Sala de Instrucción del Tribunal de Apelación de París contaba con un estudio que ratificaba la «viabilidad» de esta decisión, y solo faltaba que las juezas se posicionaran a favor, tal y como terminó sucediendo la tarde de ayer. El anuncio se daba por hecho desde hacía días.

Una profesora de la ENS
Sobre dónde recalará ahora el que fuera «número uno» de ETA, su defensa avanzó que el apartamento al que será trasladado pertenece a una profesora de la Escuela Nacional Superior (ENS) residente en París. En esta vivienda, situada en pleno centro de la capital francesa, Ternera continuará con los estudios universitarios que ha estado cursando desde la cárcel con la intención de matricularse el próximo curso en tercero de Historia en la Sorbona.

Urruticoechea, de 69 años, recuperará de esta forma parte de su libertad. Podrá salir algunas horas durante el día y acudir al médico. Eso sí, en ningún caso le será posible marcharse de Francia, y tendrá que presentarse a todas las convocatorias de la Justicia. Asimismo, deberá entregar sus documentos personales a las autoridades galas antes del viernes, y llevará consigo en todo momento una pulsera telemática para minimizar el riesgo de fuga.

Porque Josu Ternera tiene experiencia en el arte de desaparecer sin dejar apenas rastro. El antiguo líder de ETA, quien llegó a erigirse como negociador entre los presos terroristas y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, consiguió sortear a la Justicia durante 17 años después de ser imputado por el atentado contra la casa Cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza en 1987, un ataque que causó 11 muertos -entre ellos, seis menores-. Finalmente, en 2019 fue arrestado en el aparcamiento de una clínica en los Alpes franceses.

Desde entonces España ha tratado de conseguir su extradición. En estos momentos existen tres demandas pendientes en la Audiencia Nacional por el atentado en la Casa Cuartel de Zaragoza y delitos de lesa humanidad y financiación de ETA a través de las «herriko tabernas». En Francia tiene otras dos causas abiertas.

Este mismo julio, la Sala de Instrucción del Tribunal de Apelación de París rechazó la extradición de Ternera por crímenes de lesa humanidad al advertir «imprecisiones» en la información enviada por España, que solicitó su entrega por el asesinato en 1980 del directivo de Michelin Luis Hergueta.

«La justicia se hace añicos»
La salida de la cárcel de Ternera supone un nuevo mazazo para las víctimas. «No podemos comprender cómo él recibe beneficios penitenciarios mientras que nuestros muertos continúan en sus tumbas, de donde nunca saldrán», denunciaron desde la AVT. La asociación recordó que Josu Ternera huyó cuando consiguieron que el Tribunal Supremo le procesara por el atentado de Zaragoza. «Desde entonces estuvimos esperando ansiosos su detención, una espera y una lucha por conseguir justicia que hoy vemos cómo se hace añicos», lamentó. Finalmente, exigió que se cumplan «todas las medidas necesarias» para que el terrorista no se vuelva a fugar.