Inicio Nacional España se ofrece como mediadora entre Turquía y Grecia

España se ofrece como mediadora entre Turquía y Grecia

23
0

Turquía no es un país cualquiera para la diplomacia del Gobierno Sánchez. Y no sólo por el proyecto de la Alianza de Civilizaciones -lanzada por la ONU en 2007 y liderada desde 2019 por el ex ministro Miguel Ángel Moratinos- sino también porque España aspira a tener un papel mediador en los conflictos que tienen como protagonistas a Turquía, Grecia y Chipre, en primer plano, pero que se extienden a Libia con países como Egipto, Francia o Emiratos Árabes Unidos involucrados en los últimos meses.

Con esta premisa, la ministra Arancha González Laya realizó ayer un primer viaje a Ankara donde intentó rebajar las tensiones diplomáticas en el Mediterráneo oriental causadas por las exploraciones turcas de gas y la guerra de Libia, informa Efe.

Tras un encuentro con su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu, González Laya anunció que Turquía está dispuesta a «pausar» durante un mes las exploraciones de gas natural en el Mediterráneo oriental para facilitar un entendimiento con Grecia.

«Me ha trasmitido el deseo de Turquía de iniciar un diálogo constructivo con sus vecinos en el Mediterráneo Este»

Çavusoglu «me ha trasmitido el deseo de Turquía de iniciar un diálogo constructivo con sus vecinos en el Mediterráneo Este y creo que va a ser tremendamente importante para generar un clima de confianza entre la Unión Europea y Turquía», señaló la ministra durante una rueda de prensa.

Precisamente, España aspira dar forma a esas mediaciones en algún foro internacional donde todas las partes puedan exponer sus puntos de vista y se pueda llegar a un punto intermedio para desescalar la tensión en una zona donde los principales protagonistas de la disputa, Turquía y Grecia, son países miembros de la OTAN.

La tensión entre Ankara y Atenas aumentó la semana pasada tras el anuncio turco de querer realizar nuevas exploraciones de gas natural en aguas situadas al sureste de la isla griega de Rodas, una región que Turquía y Grecia consideran parte de su zona económica exclusiva.

En los medios griegos se llegó a hablar incluso de una movilización general de las Fuerzas Armadas y la televisión turca subrayaba que el buque turco «Oruç Reis» venía acompañado de fragatas.

Libia, asunto que separa
Tras una llamada de la canciller alemana, Angela Merkel, al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y al primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, las aguas se calmaron y, de momento, el buque turco sigue anclado en el puerto de Antalya, al suroeste de Turquía.

La mediación de España, uno de los países europeos con mejores relaciones con la Turquía de Erdogan, quiere contribuir a «desescalar las tensiones que existen», subrayó González Laya. «Es una señal de confianza que estimo y aprecio», agregó en relación a la posibilidad de pausar las exploraciones.

Donde discreparon los dos ministros es en el papel que la misión militar de la UE «Irini» tiene con el objetivo de evitar un embargo de armas hacia Libia. En opinión del ministro turco, no es una misión neutral. «La operación de Irini con certeza no es neutral. Ayuda a Haftar y castiga al GNA», aseveró Çavusoglu. Por su parte, González Laya defendió el papel de esta misión donde España aún no tiene presencia militar, más allá de oficiales de enlace.

Hoy, la ministra española visitará Atenas donde se encontrará con el ministro de Exteriores, Nikos Dendias, con el mismo propósito.

La Alianza de Civilizaciones se topa con la realidad

Pese a la Alianza de Civilizaciones, la polémica cultural y religiosa más reciente, la reconversión de la antigua basílica bizantina Santa Sofía, hasta ahora museo, en mezquita, se notó cierta discrepancia entre los dos ministros.

Mientras que González Laya expresó su deseo que este patrimonio de la humanidad «siga siendo una casa común de musulmanes, cristianos ortodoxos y católicos», Çavusoglu subrayó que podría serlo en el sentido espiritual, aunque «no será posible» abrirlo a otros ritos religiosos que no sean el musulmán, informa Efe.