Inicio Principal Poderes

Poderes

31
0

No hay corrupción más rentable que la del lenguaje. Desde el vértice del mando, el lenguaje resulta ser una apisonadora con la cual laminar al desobediente; también, un manto de invisibilidad, envuelto en cuya magia, el más delictivo acto de un gobernante puede ser ejecutado sin riesgo. El escaso saber del penene que ocupa la vicepresidencia del Gobierno llega, sin duda, hasta ahí. No necesita saber mucho más aquel que aspira a imponer un sistema autoritario sin excesivo recurso a la violencia. Se reduce todo al viejo axioma de Lewis Carroll: «La cuestión», dice la ingenua Alicia, «está en saber si tiene usted el poder de hacer que las palabras signifiquen algo distinto de lo que quieren decir». «La cuestión,… Ver Más