Inicio Nacional El sintecho que mató a otro en el barrio de Salamanca tenía...

El sintecho que mató a otro en el barrio de Salamanca tenía 18 antecedentes y una orden de busca y captura

41
0

Matar a un hombre no le hizo poner tierra de por medio. La Policía Nacional detuvo esta semana a un sintecho por el asesinato de otro perpetrado en la madrugada del pasado 15 de junio. Y lo hizo en el intercambiador de Avenida de América, un enclave situado a menos de 300 metros del pequeño parque infantil encajado entre las calles del General Díaz Porlier, General Oráa y Francisco Silvela, donde tuvo lugar el macabro crimen. El presunto autor, español de 58 años, presenta 18 antecedentes y una orden judicial en vigor de busca y captura por un delito de daños. A ello se suma ahora una acusación de asesinato por la que el juez ha ordenado su ingreso en prisión.

Eran las 7.15 horas del 15 de junio cuando una llamada al 091 alertaba de la presencia de un hombre tirado en un banco con evidentes signos de violencia y un saco de escombros vaciado encima de su cuerpo. La víctima, una persona sin hogar de nacionalidad rumana y 45 años, llevaba horas inerte, lo que hizo temer los peores presagios. Los sanitarios del Samur-Protección Civil no pudieron hacer más que certificar su fallecimiento, iniciándose entonces una investigación centrada en el complicado entorno del finado.

Los primeros en llegar al lugar fueron los agentes de Seguridad Ciudadana, que aseguraron la zona y realizaron algunas indagaciones a pie de calle. Establecido el marco inicial del crimen, el caso quedó en manos de la Sección de Delitos Violentos (DEVI) de la Policía Científica y el Grupo V de Homicidios, encargados de averiguar el móvil y estrechar el círculo de sospechosos hasta dar con el culpable.

Así, constataron que la tarde anterior a su muerte, la víctima había mantenido una fuerte discusión con un sujeto, en la cual este último le habría golpeado en la cabeza. No satisfecho con la agresión, el agresor regresó horas después al enclave donde pernoctaba su enemigo para propinarle varias patadas y vaciar sobre su cuerpo un saco de escombros.

Según publicó este periódico al día siguiente de producirse el asesinato, los vecinos de la zona escucharon dos altercados en el mismo parque infantil, donde acostumbran a dormir varias personas sin hogar. En el primer jaleo, los propios residentes avisaron a la Policía, sin que los agentes personados pudieran hacer nada ya que los alborotadores se habían marchado. Es en el segundo incidente, del que nadie dio cuenta a las autoridades, donde se sitúa el fatal ataque.

Nave okupada en San Blas
Esta detención llega menos de dos meses después de que la Policía Nacional echase abajo el portón metálico de una nave abandonada de San Blas, okupada por varios sintecho de origen rumano. Los agentes irrumpieron en el espacio para detener a un joven de 28 años por su presunta implicación en un homicidio acontecido el 14 de marzo en el barrio de Las Letras. El apresado, con siete arrestos previos, se había refugiado allí después de que los agentes encontrasen en un domicilio de la calle del León el cuerpo sin vida de un hombre, de 36 años y también natural de Rumanía, con trazas evidentes de haber sido golpeado y acuchillado.

En la misma vivienda, fue detenido un hombre español de 61 años, que trató de hacer creer a los investigadores que su novio se había suicidado tras una fuerte discusión entre ambos. Pese a que las pesquisas parecían estar cerradas, la Policía siguió tirando del hilo hasta identificar al segundo partícipe, quien, en el momento de su arresto, tenía en su poder un arma blanca de fabricación artesanal, compuesta por dos cuchillos unidos a un mango.