Inicio Principal Retiran parte de la seguridad del chalé de Iglesias pero el Gobierno...

Retiran parte de la seguridad del chalé de Iglesias pero el Gobierno lo incluye en «materia reservada»

12
0

El Gobierno ha decidido que la polémica seguridad del chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar (Madrid) se considere un «secreto». Ni se informa del número de guardias civiles que lo integran, y que es variable en función de los manifestantes que siguen acudiendo cada tarde a protestar, ni del coste que supone.

El Ejecutivo ha respondido con esa calificación de «secreto» a través del Portal de Transparencia, al que Servimedia se dirigió para conocer los efectivos que se destinan a proteger la vivienda. ABC informó el pasado día 17 de que la seguridad integrada por una decena de funcionarios a diario se había reforzado con otra decena de agentes del GRS (Grupos de Reserva y Seguridad), unidad de élite del Cuerpo experta en seguridad y control de masas, y de la USECIC, grupos también elitistas de respuesta rápida. Unos y otros patrullaban en las inmediaciones en previsión de altercados. En esa noticia se explicaba también que los integrantes del cordón de seguridad pertenecían a unidades de la Primera Compañía que atiende localidades como Villalba, El Escorial y Torrelodones.

En el requerimiento al Ejecutivo se preguntaba además por el cobro de horas extra o no por parte de los agentes destinados a controlar las caceroladas diarias en el chalé y el coste mensual del abultado servicio.

El Ejecutivo se refiere a estas cuestiones en una respuesta, con fecha del pasado 23 de junio, emitida por la Secretaria de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, informa Servimedia. Argumenta que la Ley 9/1968 de Secretos oficiales establece que pueden ser objeto de protección «determinadas materias» sobre las que dar información puede «afectar a la seguridad y defensa del Estado». Se apunta que cuando esto sucede se puede clasificar un asunto «como «Secreto» o «Reservado».

Y como tal califica la información relativa a las plantillas de personal, medios y equipos de las unidades de las Fuerzas de Seguridad. Según Interior, difundir esos datos «revelaría el estado de eficacia operativa de la unidad y sus capacidades para acometer las funciones que le están encomendadas, perjudicando con ello la protección de los intereses de seguridad pública». Pese a ese argumento, en operaciones antidroga, partidos de fútbol, servicios contra la corrupción, etc, Interior, aunque no concrete cuántos agentes, sí difunde las unidades que participan.

Según ha podido saber ABC, en los últimos días ni el GRS ni la USECIC están ya vigilando los alrededores del chalé. Una pareja de agentes controlan la casa desde la garita instalada en la puerta (en tres turnos) y según el número de personas que se concentran (cada vez menos) piden apoyo a una patrulla de seguridad ciudadana de los alrededores. Ese es el «secreto».