Inicio Nacional Urkullu apremia a Sánchez a acercar ya a los presos de ETA

Urkullu apremia a Sánchez a acercar ya a los presos de ETA

30
0

En plena oleada de ataques en nombre del terrorista Patxi Ruiz y con el telón de fondo de las negociaciones con el gabinete de Pedro Sánchez para obtener mayor autogobierno, el Ejecutivo vasco ha reclamado formalmente a Interior que acerque a los más de dos centenares etarras que quedan en las cárceles.

Lo ha hecho a través de varios escritos en los que apela a la necesidad de evitar, dada la actual situación de crisis sanitaria, desplazamientos largos como los que tienen que hacer los familiares de los reclusos cuando quieren ir a visitarlos.

No es la primera vez que el Gobierno autonómico, siempre a instancias del PNV, solicita el fin de la política de dispersión de los presos de ETA, aunque hasta la fecha siempre han recibido del Gobierno central una respuesta negativa. Sin embargo, el hecho de que este nuevo intento se produzca en el marco de la escalada de «kale borroka» en el País Vasco y Navarra eleva en colectivos como las asociaciones de víctimas las sospechas sobre un posible intento de apaciguar los ánimos de la izquierda radical.

Es precisamente el acercamiento masivo de presos etarras, cuando no la plena amnistía, lo que exigen los abertzales que a raíz de la huelga de hambre y sed iniciada por Patxi Ruiz en la prisión de Murcia II han perpetrado decenas de ataques en las calles vascas y navarras. Solo la madrugada del martes, desconocidos realizaron pintadas en cinco sedes del PNV y el PSE, lo que eleva a 36 los incidentes que se han registrado en las últimas semanas.

En este escenario de creciente tensión, el Gobierno vasco ha enviado en el último mes dos cartas y un informe sanitario al ministro Fernando Grande-Marlaska que avalan el acercamiento de presos a cárceles del País Vasco o a Navarra, La Rioja o Cantabria.

Las misivas llevan la firma del secretario para la Convivencia y los Derechos Humanos, Jonan Fernández, que ayer esgrimía en Radio Euskadi que las familias de los reos «tienen que hacer viajes por toda la geografía del Estado» en un contexto de crisis sanitaria que puede prolongarse «probablemente a lo largo del próximo año y medio».

Desde el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) advirtieron de que se trata de una mera «excusa» del Gobierno de Urkullu para acabar con la dispersión de reclusos de ETA sin necesidad de que estos rechacen la violencia. «Es exactamente la misma táctica que ha utilizado la izquierda “abertzale” desde que comenzó la crisis sanitaria», apuntó su presidenta, Consuelo Ordóñez.

Sin respuesta
Unas acusaciones que niegan en Vitoria. El portavoz del Gobierno, Josu Erkorkea, alegó ayer que no solo se ha pedido el acercamiento de etarras, sino también de otro centenar de reclusos condenados por todo tipo de delitos que son vascos o tienen «arraigo» en el territorio. A su vez, desvinculó esta petición con los ataques de los radicales: «Cualquier coincidencia en el tiempo es pura casualidad», destacó. Por el momento, en cualquier caso, no han recibido respuesta del Ejecutivo central.