Inicio Internacional Macron descarta definitivamente el desconfinamiento regional en Francia

Macron descarta definitivamente el desconfinamiento regional en Francia

65
0

Tras una larga sesión de trabajo y concertación con las asociaciones de alcaldes de Francia, Emmanuel Macron descartó definitivamente el «desconfinamiento regional» o «descentralizado», estimando que solo puede existir una política sanitaria nacional.

Los prefectos, representantes del Estado en las regiones y departamentos de Francia, estudiarán caso por caso las eventuales peculiaridades que pudieran presentarse en casos concretos, en municipios, departamentos o regiones, pero no habría desconfinamiento regional ni descentralizado.

Se trata de una decisión de fondo y gran calado. A juicio del presidente de la República, es el Estado quien debe garantizar la sanidad nacional, en diálogo y concertación, deseable, con partidos políticos nacionales y autoridades locales, departamentales o regionales. Pero, a la hora de tomar grandes decisiones nacionales, es el Estado quien debe asumir la dirección y puesta en práctica de la sanidad pública.

Los representantes del Estado (prefectos) escucharán y deberán tener en cuenta peculiaridades, necesidades y problemas concretos, que pueden ser distintos o similares en distintos puntos de la geografía nacional. Pero el fin escalonado del confinamiento será decidido y regulado desde un punto de vista nacional, estatal.

Extrema cautela
Mientras tanto, multinacionales, muy grandes, grandes, medianas y pequeñas empresas francesas, de la construcción de aviones y automóviles a la distribución de pizzas y restaurantes de lujo, han comenzado a preparar la vuelta al trabajo, escalonada, condicional, a partir del 11 de mayo próximo.

«No sabemos si podremos abrir el 15 de mayo o el 15 de junio, pero nos estamos preparando haciendo trabajos de limpieza, higiene, reforma de las cocinas, nueva organización de las mesas y el servicio», comenta el dueño de una pizzería popular en el corazón de Saint-Germain-des-Prés, haciendo un gesto de victoria, los brazos abiertos a la puerta de establecimiento.

Macron no ha descartado la vuelta a un confinamiento relativamente rígido, si la vuelta al trabajo, por etapas, plantease algunos problemas sanitarios. De ahí la más extrema cautela, gubernamental y empresarial. En el sector de la construcción, los grandes grupos nacionaleshan comenzado a negociar nuevas relaciones laborales, con el fin de garantizar a los sindicatos el respeto más estricto de las normas de seguridad sanitarias. Nadie sabe, c

on precisión, cuando podrán comenzar a funcionar todas las empresas. Pero empresarios, sindicatos y trabajadores han comenzado a preparar ese día